Tras enfriar la reforma laboral, ahora el Gobierno decide suspender el llamado a sesiones extraordinarias de febrero

    El bloque del PJ se opuso. El tema se habría acordado durante una reunión que hoy mantuvieron en la Casa Rosada el ministro Frigerio y el senador Pichetto.

    Tras la decisión oficial de postergar el debate de la Reforma Laboral que el Gobierno planeaba tratar en febrero, ahora -a su pesar- Mauricio Macri suspendería el llamado a sesiones extraordinarias del Congreso.

    En rigor, el Ejecutivo no tiene demasiadas alternativas. Si la Reforma Laboral no tiene el suficiente consenso entre el sindicalismo, la idea de llamar a extraordinarias se estrelló contra el bloque del PJ, que lidera Miguel Angel Pichetto, devenido en árbitro de la Cámara Alta. El jefe de la flamante bancada de Argentina Federal no quiere que el Gobierno repita el error de diciembre, cuando se dispuso a aprobar en Diputados la reforma previsional sin generar los consensos políticos necesarios ni dar el debate suficiente en los medios de comunicación.

     

    En la Casa Rosada no ignoran la posición del senador rionegrino, un interlocutor que valoran y que resultó fundamental para -por ahora- dejar aislada a Cristina Kirchner. Pichetto visitó en el mediodía de este miércoles el despacho del ministro del Interior Rogelio Frigerio. El contenido de la charla varía según el interlocutor.

    Cerca del senador, alegaron que a su excursión en Casa Rosada lo acompañó Juan Carlos Del Bello, rector de la Universidad Nacional de Río Negro. Ambos buscaban comprometer al ministro para que sume esfuerzos para terminar la obra de la sede universitaria en San Carlos de Bariloche, para la que no alcanzarían los $30 millones previstos en el presupuesto.

    En Balcarce 50, en cambio, señalaron que la agenda y la estrategia parlamentaria fueron parte del temario de la reunión. En el Gobierno pretendían avanzar con la ley de mercado de capitales y con la agenda institucional, como la Reforma del ministerio Público Fiscal, pero en el bloque peronista no lo consideran imprescindible. “El Gobierno tiene una enorme cantidad de leyes para gobernar. Se han aprobado el 72% de las leyes que envió el Ejecutivo. No hay una voluntad de bloqueo. El paquete de leyes económicas se aprobó entero. Lo que tienen que hacer es gobernar”, sentenció Pichetto ante la consulta de Clarín.

    El Gobierno todavía no oficializará la decisión, aunque una voz autorizada reconoció que “sería lógico” suspender el llamado a extraordinarias. Una parte del Gabinete todavía considera importante mostrar proactividad, tras el cortocircuito de diciembre por la reforma previsional. Sin el apoyo de Pichetto, parece imposible.

    Entre lunes y martes, la mesa de coordinación parlamentaria de Cambiemos volverá a reunirse, tras las vacaciones de Mauricio Macri; del jefe de Gabinete, Marcos Peña; del titular de Diputados, Emilio Monzó; y de su par del Senado, Federico Pinedo. En el PJ ya decidieron que la agenda legislativa empezará en marzo.