Tambos: hay buenas reservas pero el ordeñe sigue bajo

Influyen las secuelas que dejaron las inundaciones, sobre todo en lo financiero. Además hay zonas que volvieron a ser castigadas por las intensas lluvias.

En el 2016, la producción argentina de leche cayó un 12%. Pasó de 11.313 millones de litros (2015) a 9.895 millones de litros el año pasado, según los datos del Ministerio de Agroindustria de la Nación. Una de las principales causas de esta tendencia fue el diluvio que inundó a los tamberos santafesinos y cordobeses hace exactamente un año, cuando llovió más de 20 días seguidos, con picos de más de 400 milímetros. Un escenario muy similar, además, se volvió a repetir en el último tramo de diciembre.
En la cuenca lechera central, que atraviesa el centro y sur de Córdoba y Santa Fe, la caída en la producción de leche fue mucho más importante. El asesor y productor Federico Vionnet recuerda que antes de abril de 2016 en esta última provincia se ordeñaban 8 millones de litros por día.
Después del diluvio del otoño del año pasado, esa cifra cayó a la mitad (4 millones de litros) y ahora recuperar el ritmo del ordeñe sigue siendo una tarea difícil, con un volumen que oscila cerca de los 5 millones de litros, de acuerdo a su estimación. “La proyección es que en la primavera podríamos estar en 6 millones de litros”, adelantó.
En una coyuntura que sigue siendo difícil, la buena noticia es que la campaña de picado fue buena, en general, y la mayoría de los tambos tienen reservas forrajeras. Con las pasturas, la situación es más complicada. Las que se sembraron tarde -en la primavera- se volvieron a arruinar con el diluvio de finales de diciembre y hay muchos tamberos que están implantando ahora lotes de alfalfa y también verdeos. Quizás lo más grave, es la situación financiera.
El gobierno de Santa Fe esta semana lanzó una línea de crédito de 400 millones de pesos para 1.300 tamberos (unos 300.000 pesos por tambero), que se compone de $ 150 millones que aporta la provincia y $ 250 millones que prometió Ricardo Buryaile, ministro de Agroindustria del Gobierno Nacional.
La línea se denomina “Fondo de inversión y desarrollo para la asistencia financiera al sector tambero”. Luis Contigiani, ministro de la Producción de Santa Fe, aseguró que estará destinada a los tamberos que sufrieron dos crisis hídricas consecutivas. “Esto va a permitir brindarles un auxilio muy importante, en condiciones muy ventajosas; por ejemplo, créditos con un año de gracia, a devolver en dos años, de 36 cuotas fijas en pesos, y cero tasa de interés”, destacó.
En realidad, los números de la lechería argentina hace más de 15 años que están estancados. En el 2016 se ordeñó casi el mismo volumen que en el 2000 (9.793 millones de litros ese año, contra 9.895 millones de litros en 2016).