Susana apeló a los Caniggia en una noche de austeridad

Si bien los hijos de Nannis se adueñaron del living, la diva siguió con la estrategia de mediáticos para pelear rating. Los fans le apuntaron a la producción y hasta Gasalla alteró la entrevista de los invitados sin permiso.

Ni Ricky Martin, ni Darín, mucho menos Lio Messi o Woody Allen. El anuncio con bombos y platillos de la cuenta oficial de Susana Giménez sorprendió minutos antes del programa. “Esta noche, la Empleada Pública tendrá un mano a mano con Adriana Aguirre y Ricardo García. ¿Los dejará ver al Presidente?” ¿Será éste un cambio de estrategia para competir con PPT?
Posiblemente porque tanto Silvia Suller, Brian Sarmiento, Silvio Soldán y la pareja mediática de ayer parecen un camino nuevo que eligió la producción de Susana, en busca del rating perdido. El ingrediente fuerte, sin embargo, serían los Caniggia en el living, aunque en los números no ayudarían.
Un minuto antes de las 22, Flora arrancó y el tema excluyente de los desastres ecológicos surgió en el acto. “Para mi fue un misil de los que tiró Corea, hay peligro por todos lados, reflexionó la diva”, antes del ingreso de Adriana Aguirre y Ricardo García. Enseguida, la conductora se reconvirtió en relación a la visita. “No lo puedo creer, él está muy flaco”, comentó a propósito del mediático esposo. “Yo la corro a ella por la calle”, afirmó él desestimando el gimnasio. “Nos casamos con libreta roja, Ricardo tiene hasta el certificado de defunción”, siguió Aguirre, ante la mirada atónita de Antonio y Susana.
Acaso después del conflicto con Fátima Florez, Flora cambió de tema casi como dueña del sketch. “Ese tema no prendió”, sugirió obligando a una vuelta de página, mejor contanos cómo te hiciste vedette”, apuró el capocómico.
Mientras en las redes sociales criticaban a la diva, aunque el rating con el ciclo de Lanata iba parejo (ambos programas promediaban los 11 puntos), el matrimonio invitado cerró con la canción compartida. “Ahora tenemos que ir nosotros por los barrios, Flora, si cantan ellos, por que no las dos?”, tiró entre graciosa y ofendida.
La partida de ambos no alcanzó para cambiar del todo el humor de la conductora. Susana se quejó con la producción por los anuncios y recibió a Charlotte (por tercera vez en el año) más Alexander Caniggia, a propósito de la promoción del reality que harán para MTV.
“Te gusta Susana, me teñí de morocha porque estaba aburrida”, dijo la ex bailarina de Showmatch. “La gente cree que no trabajamos, pero sí, Su”, agregó. “¿Ah sí y vos qué hacés?”, apuró al más chico.
“Yo canto rap”, comentó sorprendiendo a la anfitriona. Fátima se sumó como Mariana. “Vamos a la promo del rating, ehh, del reality”, se confundió la diva al cierre de la entrevista. Su error, expuso su principal preocupación. Lanata superó a los chicos glamorosos.