Sólo 4 de 18 economías regionales muestran crecimiento

Bajo el lema ‘Acciones para los nuevos paradigmas’, la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada presentó el documento ‘El Campo y la Política III’ con el objetivo de “brindar herramientas para la construcción de políticas públicas a largo plazo tratando de priorizar una estrategia poblacional que evite las megaconcentraciones urbanas e impulse procesos de desarrollo local en todas las regiones productivas”.
Coninagro identificó 18 economías y analizó que sólo cuatro muestran una condición de “prosperidad” o de “crecimiento”. “El resto transita por una etapa de cambio de tendencia, signos de crisis o en crisis”, precisó Silvina Campos Carlés, economista de la entidad, durante su presentación en la Bolsa de Cereales de Córdoba.
Se puso el ojo sobre los rubros granos, carne bovina, leche, algodón, arroz, aves, cítricos, forestal, hortalizas, mandioca, maní, ovinos, papa, peras y manzanas, porcinos, tabaco, vino y mosto, y yerba mate.
La producción de loas principales granos (incluye en el rubro a la soja, maíz, trigo y girasol) a la que hay que sumar la producción de maní con producción casi exclusivamente en el centro y sur de Córdoba), y la actividad ganadera (bovinos y porcinos), son las cuatro economías regionales que están en alza.
El documento fue presentado por el presidente de la entidad Carlos Iannizzotto, quien estuvo acompañado por el consejero cordobés, Marco Giraudo, y el presidente de consejo provincial de la entidad, Alejandro Buttiero. También estuvo presente el expresidente de la entidad nacional, Carlos Garetto.
El contenido del documento ofrece una mirada multidisciplinaria de aspectos vinculados con la competitividad, infraestructura, propiedad intelectual, educación, bioenergía y manejo de suelo, entre otros temas.
“Necesitamos el fortalecimiento de las economías regionales, con políticas micro y específicas, que mantengan la matriz productiva que ejercen los pequeños y medianos productores y las pymes, que son el eje federal del campo, ya que desde ellas se impulsa el empleo y se reduce la pobreza”, explicó Coninagro.
En materia de infraestructura, por ejemplo, la propuesta impulsa el desarrollo basado en tres pilares (hídrico, vial y energético), que den sustentabilidad en el tiempo a la política rural. Coninagro apoya el Plan Belgrano, el Plan Vial y cree que es interesante el Plan Energético.
En cuanto a la financiación para la agroindustria, la entidad reclama créditos para capital de trabajo adecuados a los ciclos productivos y se resalta la importancia de la creación de líneas crediticias que cuenten con años de gracia y tengan intereses razonables. Por último, se promueve una política monetaria que incentive la producción industrial y local, con garantías alternativas que lleguen a todos los productores, cooperativas y Pyme.
La entidad cooperativa se expresó partidaria de una reducción de la presión impositiva y de la adecuación de los costos laborales en la producción primaria, industrial y comercial.