Sin margen de error, Italia buscará llegar a Rusia 2018

0
107

Italia, al borde del precipicio, no tiene margen de error. Hoy disputará el partido de vuelta del repechaje ante Suecia -que lo superó 1 a 0 en el cotejo de ida, en Solna- y deberá apelar a su historia y su tradición para lograr su pasaje al Mundial, competición a la que la Azzurra asiste de forma ininterrumpida desde Chile 1962. El partido comenzará a las 16.45 y será televisado por DirecTV.
Sólo los mayores de 60 años vieron un Mundial sin presencia de Italia.Justamente en la Copa celebrada en Suecia 1958, los italianos no llegaron porque Irlanda del Norte los desalojó en las eliminatorias. Fue la única vez que Italia no clasificó, ya que la otra vez que no jugó un Mundial fue en Uruguay 1930 al rechazar la invitación.
Ganadora de cuatro Mundiales (1934, 1938, 1982 2006), su ausencia se haría notar en Rusia. El presente no es nada alentador: relegada por una España muy superior en la fase de grupos, esta Italia muestra una crisis de confianza, un técnico (Gian Piero Ventura) sin experiencia y cuestionado, son pocos los argumentos para cimentar las esperanzas.
Ventura no dispondrá de Marco Verratti, volante de Paris Saint Germain, suspendido, ni con Simone Zaza, delantero de Valencia, lesionado. La duda pasa por el defensor Leonardo Bonucci, quien se recupera de una fractura del tabique nasal.
En caso de un resultado negativo será la última función del arquero y capitán Gianluigi Buffón (39 años) en el arco de la Selección, ya que anunció su retiro tras el Mundial 2018.
Suecia luce como un equipo fuerte, bien organizado y aguerrido. En la fase de grupos quedó detrás de Francia y relegó al tercer lugar a Holanda, El técnico sueco Janne Andersson tiene el panorama bastante claro y aún no confirmó si repetirá los mismos once del viernes pasado o si arrancará con el lateral derecho Mikael Lustig, quien no pudo estar en la ida por cumplir una fecha de suspensión.
Esta tarde, en el estadio San Siro (donde está invicta) y con 70.000 tifosis, Italia vivirá una fiesta o una decepción. Sin término medio.