Sin los gordos ni los “independientes”, la CGT adhiere a la marcha de Camioneros

    La CGT decidió esta tarde adherir a la marcha convocada por el gremio de los camioneros para el próximo jueves 22.

    El consejo directivo de la CGT decidió esta tarde adherir a la marcha convocada por el gremio de los camioneros para el próximo jueves 22. La decisión la tomaron dos de los tres secretarios generales de la CGT, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, junto con una veintena de integrantes del consejo directivo de la central.

    “La CGT va a acompañar a todos los gremios que se están movilizando. El día 22 estaremos presentes todas las organizaciones de la CGT apoyando los reclamos, los mismos que estamos defendiendo, las condiciones laborales, paritarias, perdida de poder adquisitivo”, anunció Acuña.

    A la cita en Azopardo faltaron Héctor Daer, que completa el triunvirato que conduce la central y todos los representantes de “los gordos” (grandes gremios) y los autodenominados “independientes”. “Daer estaba de vacaciones, tiene algunos matices con este tema, habrá mayores aclaraciones con el correr de los días”, aclaró uno de los secretarios generales.

    Pese a las ausencias de peso y la falta de respaldo de una cantidad importante de gremios con amplia capacidad de movilización, Pablo Moyano, segundo de Camioneros, dijo durante la reunión que la movilización del 22 “va a ser la más grande” de la historia de su gremio. No descartan que el escenario de la protesta sea la 9 de Julio.

    Según indicaron desde la CGT, todavía no definieron dónde va a ser la marcha ni la modalidad de la misma. “Hoy ratificamos el alcance y la fecha. En los próximos días habrá preparativos en la comisión de organizaciones, logística, lugar y modalidad”, explicaron.

    La decisión fue tomada por Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, los representantes de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, ya que Héctor Daer junto con el bastión autodenominado “independientes”, que integran Gerardo Martínez y los estatales Andrés Rodríguez y José Luis Lingeri, buscan afianzarse como el interlocutor sindical válido con la Casa Rosada. En el Gobierno los identificaron como el “ala dialoguista” de la CGT.

    Es la primera vez desde que la CGT está al mando de un triunvirato que el apoyo a una medida de fuerza no es unánime. La ausencia de “los gordos” y los independientes, y el vacío a la marcha del 22 es una muestra clara de la profunda división que desde hace meses cruza a la CGT.

    “Hace mas de un año que la prensa dice que hay fractura pero hasta ahora hemos realizado todas las acciones en conjunto a pesar de que la última vez hubo acatamiento dispar a la medida que dispuso el consejo directivo”, sostuvo Schmid en declaraciones a la prensa.

    La movilización del 22, anunciada con un mes de anticipación, se decidió en medio del enfrentamiento entre Hugo Moyano y Mauricio Macri. La escalada se agudizó en los últimos días con el avance de varias de las causas judiciales en las que se investiga al jefe camionero.