Sífilis, la enfermedad que regresó más fuerte que antes de retirarse

En sólo seis años, los casos de sífilis se triplicaron: pasaron de 3.785 en 2011 a 11.709 en 2017, con un promedio de edades de 17 a 30 años. Si bien desde el Ministerio de Salud de la Nación aseguran que mejoró la notificación de los diagnósticos de laboratorios en todo el país, sí reconocen un aumento de personas alcanzadas, lo que alerta a las autoridades. Según especificaron los expertos, esta tendencia se da no sólo en el país, sino también a nivel mundial.
En el Día del Condón, que se conmemora el 13 de febrero, expertos, funcionarios y representantes de la sociedad civil hablaron con DocSalud.com sobre esta enfermedad de transmisión sexual, que se toma como un indicador del no uso del preservativo. La pérdida del miedo al VIH por parte de las generaciones jóvenes; la ausencia de campañas y acciones de concientización y las barreras para el diagnóstico y el seguimiento de los pacientes son las principales hipótesis.
Producida por la bacteria Treponema Pallidum, la sífilis se transmite por relaciones sexuales (ya sean vaginales, anales y orales) sin preservativo o bien de madre a hijo durante la gestación. Con una sola dosis inyectable de penicilina basta para frenar la transmisión, aunque el tratamiento suele constar de tres. Esta infección puede llegar a ser silenciosa y se sospecha de ella cuando a los 20 días de contraerla aparecen pequeñas llagas o chancros en vagina, pene, ano o boca (que no siempre están a la vista y como no causan dolor, no son percibidos). Después, a los seis meses suele generarse una erupción corporal acompañada de fiebre y caída de cabello. Finalmente, cuando la bacteria queda en sangre, con el tiempo puede derivar en demencia, parálisis, severa y otras patologías graves.
El doctor Sergio Maulen, quien está al frente de la División de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación, reconoció que las autoridades están “preocupadas por el aumento de casos” y si bien el alza del número se explica en parte por una mejora en las notificaciones en todo el país, el número de pacientes crece no sólo en Argentina sino en el mundo.