Se retiró Crismanich, el último oro argentino

Juegos Olímpicos El taekwondista correntino anunció que abandonará la alta competencia ya que nunca se pudo recuperar de la fractura de tibia y peroné de su pierna derecha. Había sido campeón en Londres 12' en la categoría hasta 80kg.

“Estamos realizando resonancias y diagnósticos en mi pierna, tengo que someterme a cirugías para sacarme tornillos de la última lesión, analizar los meniscos, los cruzados… Como competidor, mi carrera está terminada, hasta acá llegué. Según lo que venimos viendo el ultimo año, me siento más afuera que adentro, teniendo en cuenta el nivel en el que me acostumbré a pelear. No quiero pelear en niveles inferiores, y si no es al todo por el todo, prefiero no hacerlo. Si no puedo estar en un Juego Olímpico o con la capacidad de lograr una medalla, no quiero. Tampoco pelear a nivel nacional o regional, porque no tengo nada que demostrar ni a mi mismo ni nadie. Y lo mejor es ocupar los recursos en otro chico que venga con proyección. No quiero quitarle la posibilidad a otro chico, no corresponde. Hay que saber dar un paso al costado cuando uno no está del todo bien. Es cierto que un atleta nunca se resigna, pero tiene que ser realista. Si no puedo apuntar a algo grande, no deseo seguir”, de esta manera, Sebastián Crismanich anunció que su retiro de la alta competencia.

El correntino, ganador de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres, en 2012, en la categoría hasta 80 kilos sufrió en marzo de 2015 la fractura de su tibia y peroné de la pierna derecha en la semifinal del Abierto G1 de México, tras un bloqueo ilegal de su oponente, el triniteño Lenn Hypolite.

En una entrevista con el diario deportivo Olé, Crismanich explicó: “Volví después de la grave lesión y no hay antecedentes de que algún otro competidor en el mundo de taekwondo haya regresado luego de una fractura como esa, soy el primero en lograrlo y con buenos resultados. Destaco el esfuerzo que hicimos con mi equipo de trabajo en Corrientes para estar de la mejor manera posible, pero no llegué ni a mi 85 por ciento”. Y concluyó: “Todos los deportistas tenemos una fecha de vencimiento”.

El taekwondista se dedicará ahora a sus academias en Corrientos, en el interior y apunta a hacer escuela también en Buenos Aires.