Reunión de la Comisión Provincial de Emergencia y Desastre Agropecuarios

Coinciden que "no están dadas las condiciones" para declarar la emergencia en el sector bananero. Tampoco para el sector tomatero aconsejan como conveniente la adopción de dicha medida.-

La situación en el sector bananero y tomatero fue abordada ayer en el marco de una nueva reunión de la Comisión Provincial de Emergencia y Desastre Agropecuarios, considerándose que “no están dadas las condiciones para declarar la emergencia en ambos cultivos.”
Según se informó, la reunión fue presidida por el subsecretario de  Producción Sustentable, Alejandro García, y de la que participaron otros funcionarios de dicha cartera, como también representantes de organismos nacionales y productores en general.
El encuentro tuvo lugar en la sala de situación del Fondo Fiduciario Provincial (FONFIPRO), y además de García –quien es el presidente de la Comisión de Emergencia mencionada- estuvieron Pablo Ariel Sánchez, por el Programa Ganadero Provincial, representantes del INTA, del SENASA y de la Secretaría de Agricultura Familiar.
En principio, el subsecretario de Producción Sustentable,  Alejandro García, a través de una breve reseña, aludió a las previas reuniones de la comisión de emergencia y posterior declaración de emergencia a nivel provincial y la presentación a nivel nacional y cuál es la realidad actual de los productores bananeros y tomateros de la provincia de Formosa.
De acuerdo a los primeros informes en lo referente a estos cultivos indicaban “una muy buena producción para el sector y que no había problemas sanitarios , pero que había problemas para la comercialización del mismo”, en tanto que para “el cultivo de tomate se venía dando buena producción y comercialización con buenos precios y con mínimas perdidas.”
Ya en el plenario, Martín Amarilla, técnico del Ministerio de la Producción,  informó la situación de la producción bananera de Naineck en el cual a principio de año la condición sanitaria y productiva de  la zona era muy buena en cuanto a control de la sigatoka amarilla –la enfermedad de la planta-, las condiciones de lluvias fueron prolongados dificultando el transporte del producto cuando mejoraron las condiciones ambientales a mayo se produjo el pico de venta alcanzando a la fecha el 53% de la producción comercializada los datos para enero a diciembre se espera una comercialización de un millón seiscientos mil cajones.”
“El costo de producción es de 25490 pesos  con embolsado y encintado esto tiene que ver con el precio de venta”, puntualizó, para luego hacer hincapié que “el pico de producción se dio con 7 camiones por día y hoy nos encontramos en 4 camiones diarios todavía queda un 46% por ciento en chacra de muy buena a buena calidad se determinaron 1600 productores con la suma de nuevos productores que se encuentran relevando actualmente. Informa que no están dadas las condiciones para declarar emergencia.”
Asimismo, se reveló que “unos veinte  días atrás la venta era buena pero se avizoraba que si las condiciones persistían se podían registrar problemas y  hoy la venta disminuyó.”
“La comercialización a esta época ya estaba vendida y hoy estamos en el 50%”, precisó.
Es importante la apertura de plantas de empaque en la zona para mejorar la calidad del producto.
Se puso de relieve que hubo coincidencias en que ” no estamos en condiciones para declarar la emergencia; es bueno la implementación de protocolos porque a los que le va mejor  es  a quienes siguen los protocolos. Este es una buena oportunidad para apoyar a quienes toman decisiones. No ceder a presiones de los gremios esto tiene soluciones pero hay que adoptarlas y hacerlas y defender los planteos técnicos.”
En cuanto a la situación de los productores tomateros, se puso de relieve que “las diferencias se observan entre productores que trabajaron la producción y los que no”; como también “que se siembra en febrero el pico de producción coincide con el pico de mejores precios con este ambiente húmedo no se polinizan y las enfermedades que ataca son el tizón y bacteriólisis”, en tanto se hizo la observación “que no hay mucho lotes en producción y que  la primera floración abortó y las condiciones climáticas se mantuvieron, resultando afectado el cultivo por las condiciones climáticas”, a la vez que se aludió a la importancia de hacer un trabajo en conjunto en esta cuestión.
   
Tal como se menciona al principio, hubo coincidencias en que “no están dadas las condiciones para declarar la emergencia en estos cultivos”, considerándose menester que “habría que atender a los casos puntuales ver que se puede hacer para atender a los productores más afectados.”