PRENSA. 65 reporteros muertos en 2017

La organización Reporteros sin fronteras (Rsf) anunció en su informe anual de 2017 que 65 periodistas murieron o fueron asesinados en el mundo mientras desarrollaban su trabajo, una caída del 18% de casos respecto del año anterior. México, con 11 víctimas fatales, es el segundo país más peligroso para la profesión solo detrás de Siria, con 12, un país en guerra.

 

La tendencia descendente se prolonga desde 2012 pero sigue siendo elevada y “alarmante”, señaló.

 

Entre los muertos en 2017 hubo 50 periodistas profesionales, siete blogueros y ocho colaboradores de medios y de ellos 55 eran hombres y 10 mujeres. El informe de la organización con sede en París habló también de 326 periodistas detenidos en el mundo, 54 tomados como rehenes y dos desaparecidos. De los fallecidos, 26 perdieron la vida como víctimas colaterales en un contexto letal, como bombardeos o atentados.

 

Otros 39 fueron directamente asesinados debido a sus investigaciones sobre intereses políticos, económicos o mafiosos. Igual que el año pasado, la porción de periodistas muertos de manera deliberada y directa fue la más notoria, el 60%.

 

El listado negro de los países más peligrosos lo siguió encabezando Siria con 12 periodistas muertos, seguido por México (11), Afganistán (9), Irak (8) y Filipinas (4). En los últimos 15 años los periodistas muertos sumaron 1.035 en el mundo.

 

RSF se congratuló sin embargo por “la creciente conciencia” por parte de instituciones internacionales y medios de la necesidad de proteger más a los cronistas así como de multiplicar las campañas de sensibilización. La organización mencionó algunos casos que tuvieron gran repercusión a nivel mundial que “tenían en común ser periodistas de investigación expertos y combativos, de escritura punzante.

 

Quienes pese a las amenazas siguieron indagando casos de corrupción y otras asuntos que implicaban a autoridades políticas y a grupos mafiosos. Lo pagaron con sus vidas”.

 

Se recordó como ejemplo el asesinato el 16 de octubre último en Malta de Daphne Caruana Galizia, que causó enorme conmoción, así como Gauri Lankesh, acribillada en Bangalore, India, y Miroslava Breach Velducea, muerta en México. En tanto, China “permanece como la mayor prisión de periodistas del mundo y perfecciona su arsenal de medidas para reprimir a periodistas y blogueros”, dijo el informe.

 

“El régimen de Pekín no aplica más la pena de muerte contra los opositores, pero deja a conciencia que su salud se degrade en prisión hasta que mueran”, prosiguió.

 

La entidad recordó como este año al Premio Nobel por la Paz, Liu Xiaobo, así como el bloguero Yang Tongyan, ambos presos con largas condenas, “les fue descubierto un cáncer terminal y murieron poco tiempo después en hospitales”.

 

“La comunidad internacional ahora teme por la vida del fundador del sitio de información 64 Tianwang, Huang Qi”, premiado por Rsf en 2004, detenido en una cárcel de Mianyang, “donde es víctima de violencias, falta de cuidados médicos y presiones para que admita su culpabilidad”, advirtieron.

 

En China permanecen detenidos 52 periodistas y los otros cuatro grandes “países prisión” son Turquía (43), Siria (24), Irán (23) y Vietnam (19).

 

Por último, “Siria es una fábrica de rehenes extranjeros” con 29 raptados, entre ellos siete periodistas. Hay 54 periodistas tomados como rehenes en el mundo, contra 52 del año pasado, un aumento equivalente al 4%.

 

A Siria le siguen Yemen con 12 periodistas secuestrados, Irak (11) y Ucrania (2). En Siria e Irak 40 periodistas permanecen como rehenes del Estado Islámico y de grupos islámicos radicales como el Frente Al-Nusra.