PARAGUAY. Vertedero debe cerrarse por el riesgo que representa

Ante la vulnerabilidad del ambiente, el riesgo para la salud de los vecinos que habitan la zona del vertedero de Cateura y las obras próximas a desarrollarse en el área de influencia, el concejal de Asunción, Julio Ullón, consideró necesaria la mudanza del lugar de depósito de residuos sólidos urbanos.

 

El proyecto de un nuevo sitio de disposición final en Villa Hayes, por parte de la empresa concesionaria Empo Ltda. & Asociados, hasta el momento no se ha concretado ante problemas judiciales que existen de por medio.

 

“Queremos que el vertedero de Cateura pueda cerrarse lo antes posible atendiendo a los diferentes proyectos que se van a ejecutar en el área de influencia, como el caso de la Costanera Sur, zona donde se construirán las viviendas sociales y porque existe un masivo rechazo de pobladores por el olor que deben soportar”, indicó.

 

En diciembre del 2017, la Intendencia había remitido a la Junta Municipal un informe técnico en el cual indica que el vertedero Cateura tiene una capacidad volumétrica operativa para seguir recibiendo residuos por otros siete años. “Con esto se autoriza que puedan continuar en el lugar hasta habilitar el nuevo vertedero que depende de cuestiones judiciales”, señaló el edil.

 

Proyecto. En el 2016 la empresa encargada de administrar el vertedero municipal inició la obra para el relleno sanitario en Villa Hayes, en una propiedad de 200 hectáreas. Afirman que una vez habilitado el nuevo sitio, Cateura se convertirá en una planta de transferencia de residuos. Sin embargo, hasta el momento, no se ha concretado el proyecto por problemas judiciales de por medio.

 

Autoridades de dicho municipio habían expresado su desacuerdo con la instalación de otra empresa que se dedique al tratamiento integral de residuos sólidos. Sostienen que el lugar ocupado por la empresa Empo es declarado área de reserva ecológica y protección ambiental.

 

Ante el constante ascenso del río Paraguay durante todo el mes de enero, la Secretaría del Ambiente (Seam) requirió a los municipios de la capital y Villa Hayes, donde se encuentran rellenos sanitarios, planes de contingencia a fin de evitar que las inundaciones puedan crear una catástrofe ambiental. En el caso puntual de la pileta de lixiviado de Cateura, representantes de Empo afirman que hasta el momento no existe riesgo de que el líquido tóxico entre en contacto con el río, ya que el muro será rebasado cuando el nivel del río, que hasta ayer llegó a los 5,85 m, supere los 10 m. Desde el Departamento de Recursos Ambientales y Adecuación Ambiental de la Comuna afirman que en una semana, la firma debe presentar el plan. En tanto, desde Empo indicaron que habían elevado un metro más el dique de contención, en el 2015 cuando faltaba cerca de tres metros para que las aguas del río lleguen hasta el líquido resultante de los residuos y que son altamente dañinos.