PARAGUAY. Empresariado reclama respetar el límite de déficit fiscal

La UIP y el Club de Ejecutivos miran con preocupación las subas salariales incluidas en el Presupuesto 2018 y aseguraron que violando la Ley de Responsabilidad Fiscal se pone en riesgo la estabilidad macro.

 

Preocupados por los numerosos incrementos salariales incluidos en el proyecto de Presupuesto General de la Nación (PGN) 2018 por el Senado, el empresariado abogó por respetar el tope de déficit del 1,5% del PIB, establecido en la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF).

 

Representantes de los gremios empresariales elevaron su voz de preocupación ayer en la Unión Industrial Paraguaya (UIP) en torno al estudio del PGN 2018, y emitieron un comunicado en el que rechazan la violación de la Ley de Responsabilidad Fiscal en el PGN. “Las leyes están para ser cumplidas”, indica parte del comunicado.

Brindaron su apoyo a la nota enviada por la ministra de Hacienda, Lea Giménez, al Congreso Nacional, para que el resultado sea un presupuesto equilibrado y respetanto la Ley de Responsabilidad Fiscal.

 

Encabezados por referentes de la Feprinco, los empresarios coincidieron en advertir a los parlamentarios que el país pagará las consecuencias a largo plazo si el déficit se infla más de lo que las recaudaciones podrían aguantar.

 

Eduardo Felippo, titular de la UIP, mencionó que preocupa a la ciudadanía que no se cumpla con lo previsto y pidió que el Presupuesto no se descalce.

 

Estuvo presente el analista y ex ministro de Hacienda César Barreto, quien se refirió a ciertos intereses electoralistas que están impregnados en los aumentos de las cifras emanadas de la Comisión Bicameral.

 

Para Beltrán Macchi, presidente de Feprinco, se necesia rescatar el valor de la previsibilidad de la macroeconomía y la estabilidad de las reglas del juego.

 

ejecutivos. Por otra parte, mediante un comunicado emitido a la mañana, el Club de Ejecutivos recordó lo ocurrido en 2012, también año preelectoral, cuando el Congreso decidió aprobar aumentos remunerativos del 34% para el sector público, lo que incrementó en USD 800 millones el plan de gastos y derivó en consecutivos cierres de año con déficits desde el 2013.

 

El documento señala que desde la promulgación de la LRF, en 2013, se generó una expectativa de mayor orden para no volver a incurrir en errores que ponen en riesgo la estabilidad macroeconómica, pero afirmó que el país todavía no pasó la “prueba de fuego”, que es justamente un año preelectoral.

 

El gremio resaltó que el lado positivo de la cuestión es que las aprobaciones que se dieron por fuera de la LRF en Senado, aún pueden ser corregidas por Diputados en la sesión que se realizará mañana.

 

“La clave central está en evitar una serie de subas salariales por encima de la capacidad del Estado en poder cumplir con dichas obligaciones sin afectar otras inversiones y gastos sociales (…) Las decisiones irresponsables de hoy, nos afectan en el futuro inmediato y eso es inaceptable desde todo punto de vista”, expresa el Club de Ejecutivos en su comunicado.