Para la fiscal, Milani tiene “recursos para entorpecer la investigación”

La fiscal Miguel Carmona subrayó las tareas de Inteligencia en el Ejército como el principal elemento por el cual Milani puede "entorpecer la investigación" y respondió a los argumentos de la defensa del militar que cuestionaron la prisión preventiva.

La fiscal, que investiga a César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani como posible autor de crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar, justificó la prisión preventiva sobre el ex jefe del Ejército de Cristina Kirchner.
“Ha sido jefe de Inteligencia, eso no se puede perder de vista. Tiene recursos más que suficientes para contar con herramientas que le permitan tanto entorpecer la investigación como para eludir la acción de la Justicia. Y en este momento es lo que advertimos en el proceso”, afirmó Virginia Miguel Carmona, en diálogo con FM Blue.
Milani está imputado por la presunta responsabilidad en los secuestros y torturas de Pedro Olivera y su hijo Ramón, en 1977; y de Verónica Matta, en 1976, y fue detenido el viernes pasado por orden del juez federal Daniel Herrera Piedrabuena, luego de que se negara a declarar en la provincia de La Rioja.
La funcionaria judicial destacó que la regla en cualquier causa judicial “es la libertad del imputado durante el proceso”, pero ratificó que “en este caso existe riesgo procesal”.
De esta manera, la fiscal Miguel Carmona subrayó las tareas de Inteligencia en el Ejército como el principal elemento por el cual Milani puede “entorpecer la investigación” y respondió a los argumentos de la defensa del militar que cuestionaron la prisión preventiva.
En este marco, Miguel Carmona anticipó que en caso de ser hallado culpable, “es una escala penal muy amplia, que va de 2 a 18 años” de cárcel la que podría aplicarse a Milani “porque se trata de tres hechos que consideramos que existe concurso real”.
En 2015, las entonces diputadas Patricia Bullrich y Laura Alonso denunciaron al entonces general Milani por los gastos millonarios para usar tecnología y espiar de modo ilegal, a través de organismos de Inteligencia que intervinieron teléfonos y computadoras de 202 personalidades públicas, entre ellos jueces de la Corte y de tribunales federales; fiscales; empresarios, periodistas y directivos de la ex SIDE y familiares directos, o supuestos socios.