MISIONES. Los saltos y campings fueron los protagonistas del feriado

El buen clima que predominó en Misiones fue propicio para que las personas disfruten de la Navidad a la vera del agua. El Salto Berrondo en Oberá y los Saltos del Tabay de Jardín América fueron dos de los lugares más elegidos. Mientras, en Aristóbulo del Valle los lugareños se acercaron al camping Cuñá Pirú.

 

En Jardín América, cientos de familias arribaron desde muy temprano al Parque Municipal Saltos del Tabay. Muchos llegaron en vehículos particulares, además de micros, motos, camiones pequeños, combis y con el servicio de transporte de pasajeros que une cada media hora la Terminal de Ómnibus con el acceso al lugar.

 

La concurrencia fue tan masiva que los administradores del parque decidieron habilitar dos calles paralelas de ingreso, utilizando la calle de egreso y dejando la vía de circulación de micros y combis como alternativa de salida hacia la ruta nacional 12.

 

El chofer de la empresa Dilkin contó que “durante la semana hacemos un servicio con dos unidades que pasan cada media hora, pero hoy (por ayer) como había mucha gente reforzamos y desde las ocho de la mañana trabajamos con tres colectivos”.

 

Como todos los domingos, desde las 15 se realiza en el playón de la zona de servicios baile popular, el cual es animado por músicos de diferentes lugares de Misiones. Del bailable pueden participar quienes quieran, ya que abonando la entrada la participación es gratuita. A su vez, los jóvenes que disfrutan de otro estilo musical se congregan en la zona de las islas, cruzando el arroyo.

 

Hace pocas semanas se habilitó un nuevo sector en la zona de acampe y se terminaron de asfaltar todos los caminos internos del predio, que tiene casi 12 hectáreas, esas obras permiten una circulación fluída por el lugar.

 

En Oberá varias familias y grupos de amigos se acercaron desde tempranas horas al Salto Berrondo. Más allá de la idea de apaciguar el calor, los visitantes llegaron cargados con conservadoras y equipos de tereré para pasar el día. El asado, fue una postal que se repitió en varias de las parrillas que están en el lugar.

 

“Llegan de todos lados, ahora hay muchos turistas y los obereños vienen a disfrutar, en muchos casos son familiares que aprovechan las fiestas”, explicó un joven mientras terminaba de hacer el asado.

 

Esta temporada el predio renovó los sanitarios y está remodelando el anterior, de esta manera podrán cubrir la demanda de visitantes. Por su parte, la pileta se puso en funcionamiento el sábado a pesar de la lluvia, ya que su apertura estaba demorada por arreglos.

 

Por su parte, el guardavidas que trabaja en la zona, manifestó a El Territorio que “ayer (por el sábado) vinieron algunas familias, pero hoy (por ayer) va a explotar, tenemos varios guardavidas, seguridad en el interior de la pileta y la policía afuera, todo para brindar mayor seguridad y nosotros tenemos que estar atentos a los niños que no pasen la zona del boyado”.

 

En el predio, todas las mesas estaban ocupadas, algunos que llegaron tarde, solamente disfrutaban de lo que sobró en la cena, siempre con alguna bebida fría.

 

Mientras, los amantes del agua directa del arroyo, colocaron sus sillones antes y después del salto y aprovecharon para salpicarse y divertirse junto a los niños.

 

En lo que respecta al precio de entrada, esta semana el valor se mantiene como la temporada anterior. Es decir, la entrada general cuesta 50 pesos para mayores y 30 pesos para menores. Mientras, desde el 1º de enero el precio pasará a costar 70 pesos para los mayores y 50 pesos para los menores.