Mejoró la calidad del trigo 2017 y se esperan buenos precios

Los parámetros de calidad del trigo de la campaña 2017/18, iniciada en mayo, vienen mejorados en comparación con el último ciclo, de acuerdo a un informe preliminar difundido por la Cámara Arbitral de Cereales (CAC) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).
La CAC evaluó los resultados de las muestras ingresadas al Laboratorio de la BCR entre el 1 de noviembre y el 4 de diciembre: sobre 639 mil toneladas analizadas, el nivel de proteína se ubicó en 10,5 por ciento. Hace un año, el relevamiento de 315 mil toneladas había arrojado 9,9 por ciento.
En cuanto a peso hectolítrico (ph), se analizaron 498 mil toneladas, que arrojaron 79,89 por ciento. En la campaña pasada, fueron 254 mil toneladas con 79,54 por ciento, de acuerdo al informe publicado por Agrovoz.
El presidente de la Bolsa rosarina, Alberto Padoán, destacó el alto nivel de trabajo que viene teniendo el Laboratorio de la institución. “Superó los récords históricos: alcanzó las 625 mil muestras para análisis de diferentes productos y subproductos, un 17 por ciento por encima del ejercicio anterior”.

Oportunidades

Los buenos indicadores de calidad también llegan en un momento en que el mercado del trigo ofrece buenas oportunidades, debido a una demanda externa en alza con una cosecha que se prevé ajustada, de la mano de los ya citados informes que indican una caída productiva en esta campaña.
Según la economista Emilce Terré, también de la Bolsa rosarina, el 1° de diciembre constituye el inicio formal del ciclo comercial 2017/18 del trigo y las perspectivas de mercado son alentadoras. Si bien el comienzo de la cosecha y la fluidez de la llegada de los camiones a puerto supone una presión bajista en el segmento de entrega inmediata, “de enero en adelante los precios se recuperan”.
Según Terré, “bajo las proyecciones actuales de producción para la campaña 2017/18, el balance de oferta y demanda de trigo se percibe extremadamente ajustado frente a las previsiones de una activa demanda externa”.
En concreto, los datos de problemas productivos en Brasil, principal destino del grano y la harina para Argentina, así como también en Paraguay, origen alternativo de parte del abastecimiento de trigo para la industria paulista, “refuerzan la previsión de un programa de embarques cargado para nuestro país, siempre que la disponibilidad de oferta lo permita”.
Así, los precios de enero ya se encuentran por encima de los disponibles, mientras que para las entregas en julio se pagan hasta 15 dólares más por tonelada.
Para las próximas semanas, se embarcarían en puertos argentinos casi 800 mil toneladas de trigo, un 22 por ciento más que a la misma fecha del año pasado.