Más de 40 kilómetros de defensas y sistemas de bombeo protegen a casi 400 mil personas

Obras y un plan diseñado para situaciones de emergencias hídricas son esenciales para mitigar el impacto de tamaña ocurrencia climática.

Obras como los más de 40 kilómetros de defensas y sistemas de bombeos con una capacidad de desagote como Clorinda de más de 35 millones de litros hora, además de un aceitado plan ante emergencia hídricas, son herramientas fundamentales para que Formosa haya logrado mitigar superlativamente la extraordinaria ocurrencia climática. Y es que los poco mas de 20 kilómetros del anillo de defensa de Clorinda, otros 15 en esta ciudad capital y los 5 kilómetros en Herradura, que totalizan poco mas de 40 kilómetros, son vitales para mantener a salvo a unos 400 mil formoseños que habitan esencialmente en las dos primera, que son las principales urbes de la provincia.

Incluso se subraya con cotas de coronamiento que dan una revancha importante ante crecidas extraordinarias como la que actualmente experimenta el río Paraguay. Inclusive y según lo dispuesto por el gobernador Gildo Insfran en función del cambio climático, lo que antes era una cota previsible ahora se hace necesario replantearlo, de que la actual cota de protección de 11,50 metros será elevada a los 12 metros.

Y en esto de recrecer y consolidar anillos de defensas mucho tiene que ver con un clarificador dato proporcionado por el primer mandatario provincial, cuando planteara días atrás a “mirar atentamente y estar precavidos porque tenemos un antecedente: El 17 de diciembre del año 1982 el hidrómetro del puerto de Formosa marcaba 9 metros, y el 6 de junio de 1983 tuvimos el pico de la mayor crecida y llego a 10,72”, para advertir ante este dato que “hoy el hidrómetro en el puerto de Formosa está marcando 9,54 metros”, lo que sumado a prognosis extendidas que aluden a la persistencia de lluvias en todo el verano, a que debamos estar atentos cómo evoluciona el contexto.

Todos estos aspectos son analizados en las constantes reuniones de trabajo que dispuso el titular del Ejecutivo formoseño, para que desde el Comando de Emergencia junto a los equipos técnicos, se tomen todas las previsiones necesarias. No solo se ajustan detalles y se ratifica mantener el alerta ante la situación, sino además prever una serie de aspectos logísticos ante pronósticos de lluvias de importancia y otras circunstancias a partir de un escenario de aquí a un par de meses.

Es así que funcionarios y técnicos de organismos específicos se encuentran abocados a verificar el estado del anillo de defensas contra inundaciones en Formosa y Clorinda, incluidas las estaciones de bombeo. Incluso se trabaja en los lugares donde se presenten algún tipo problemática. “Todo lo que está dentro de barrera, está monitoreado en forma permanente”, se precisó.

También fue marcado que existe todo un esquema diseñado a fin de mantener el permanente monitoreo y acción ante determinada coyuntura, de los alrededor de 40 kilómetros de anillos de defensas que existen en Clorinda (poco más de 20), Formosa (unos 13) y Herradura (5). Lo propio en cuanto a los sistemas de bombeos, que en la segunda ciudad son nueve y contienen 28 motobombas y electrobombas, en esta capital 12 estaciones con un despliegue mayor a las 30 motobombas y ahora se dispuso afectar un par de equipos de evacuación de caudales para Herradura, donde además se reforzaran labores en un sector del anillo defensivo. Inclusive se explico la disponibilidad de equipos de bombeo de reserva ante la posible necesidad de tener que ponerlos a funcionar. Para tener una idea de la capacidad de estos equipos, los dispuestos en Clorinda  pueden evacuar más de 35 millones de litros por hora.

Otro aspecto que fue abordado tiene que ver con acentuar también el despliegue operativo a fin de resguardar bienes e inmuebles de sitios que han sido anegados por las aguas, para lo cual se diseño todo un esquema de seguridad a partir de instrucciones dadas a la Policía de la Provincia.

Se trasmitió tranquilidad a la población, aludiéndose a las expresas directivas del gobernador Insfrán para que se adopten todas las medidas que hagan falta para que el esquema de seguridad que se ha implementado para responder a las crecientes estacionales y extraordinarias del río Paraguay y las lluvias en la región , no planteen situaciones sorpresivas o inesperadas.

“La gente debe estar tranquila porque estamos preparados para que por ninguna razón tenga que inquietarse ya que los sistemas de defensa cuentan con la suficiente revancha como para responder con la suficiente solvencia”, además de aludirse a que también está activo un monitoreo diario de la evolución del río en la alta, media y baja cuenca, lo que permite ser optimistas respecto de que no habrá motivos de inquietud por el comportamiento del río Paraguay.