Magistratura instó a que se jubilen aquellos jueces que superan los 75 años

Veintitrés jueces que a la fecha tienen 75 años o más, deberán resolver su situación en los próximos diez días hábiles, según informó el Consejo de la Magistratura en una resolución que fue publicada ayer en el Boletín Oficial. Entre ellos, sobresale María Romilda Servini de Cubría, titular del juzgado federal criminal y correccional número 1 y con competencia electoral. Tras cumplirse el plazo fijado, de acuerdo al texto, se dispone “la convocatoria a concurso para cubrir las magistraturas vacantes que surjan a partir de esa medida”.
En un dictamen firmado por el presidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Ángel Piedecasas, el organismo comunicó a cada uno de los magistrados que posean una edad igual o superior a los 75 años, que en virtud de lo dispuesto en el “artículo 99 inciso 4º de la Constitución Nacional, deben cesar en su función en el plazo de diez días hábiles judiciales contados a partir de la notificación personal de la presente resolución”.
En la norma se puntualiza que el fallo responde “a la exhortación efectuada por la Corte Suprema de Justicia para que adopte las medidas que considere necesarias para asegurar la plena vigencia del artículo 99 inciso 4º tercer párrafo, de la Constitución Nacional”. Se refiere así al fallo del 28 de marzo último, en el que la Corte validó, por mayoría, el límite de 75 años de edad que la Constitución establece para el ejercicio de la función judicial, y que había dejado sin efecto en 1999 con el fallo “Fayt”.
De esa sentencia quedó exceptuada la actual jueza de la Corte Elena Highton de Nolasco, que el 17 de este mes cumplió 75 años, pero se encuentra amparada por una medida cautelar del fuero contencioso administrativo que no fue apelada por el Ejecutivo. El fallo de la Corte surgió como rechazo a la demanda presentada por el camarista Leopoldo Schiffrin, quien había realizado objeciones al inciso 4º de la Constitución.
Según la resolución, quedan al margen aquellos magistrados que “posean una nueva designación en los términos que indica la Constitución Nacional, los que posean una decisión judicial firme que los mantenga en el ejercicio de la jurisdicción, los que tengan una decisión judicial a favor que no haya puesto fin al proceso respecto de su continuidad en el ejercicio de su cargo, en los términos y condiciones de su vigencia”. También quedaron fuera de la resolución los magistrados “que posean pedido de acuerdo por parte del Poder Ejecutivo para renovar su designación”.
El caso de Servini, de 81 años, es el de mayor renombre de todos los que existen. Cuando la Corte dictó el fallo, la jueza había dicho que estaba “digitado” en su contra. Servini, como otros siete magistrados, tienen amparos favorables en la Justicia, En su caso, se trata de una “declaración de certeza”. Para muchos en el sector, no le alcanza sólo con ese aval.
Otros jueces en situación de jubilación contaron con el guiño del Ejecutivo, que volvió a enviar sus pliegos al Senado para que renueven mandato por otros cinco años. Entre ellos aparecen el cordobés Ricardo Bustos Fierro y el camarista civil Eduardo Zannoni.
Según una fuente de Magistratura, la comunicación está dirigida a los jueces para que “tengan tiempo para reflexionar sobre su situación”.