Macri fija un techo a la suba del gasto público: 15%, igual a la inflación esperada

Es la suba estipulada para el total de los desembolsos, sin contar los intereses de la deuda. “Será duro”, admiten cerca suyo.

Cerca de Mauricio Macri califican de “duro” el Presupuesto que enviará al Congreso esta semana. Propondría un aumento delgasto público primario de 15,7%, una tasa equivalente a la inflación promedio esperada por el Ejecutivo para 2018. De este modo, el nivel de desembolsos en total se mantendría constante en términos reales respecto a este año.

Así lo dice el borrador del proyecto que por estas horas recibe los últimos retoques. Muestra que las erogaciones pasarían de $ 2.160.000 millones de este año a $2.500.000 millones el próximo. El monto consiste en la suma de los gastos corrientes (salarios e insumos para la administración) y de capital (obras), excluyendo los intereses de la deuda.

En Jefatura califican de “exigente” la labor para cumplir la meta fiscal de 3,2% del PBI en el rojo fiscal sin los intereses. En Hacienda, por su parte, se entusiasman con que si logran mantener el gasto primario ‘a raya’, esto es que no suba por encima de la inflación, y la economía crece al 3%, su peso sobre el PBI bajaría casi un punto por año.

El plan del Ejecutivo para 2018 pasa por convalidar aumentos por encima de 15,7% en algunas áreas (caso Anses) y por debajo para otras. Por tomar un caso, el Ministerio de Interior y Obras recibiría menos pesos para sus gastos corrientes. Y con respecto a las obras, el oficialismo pretende que tanto los proyectos de esta área como de Energía y Transporte, dependan cada vez menos de recursos del Estado. “La idea es profundizar un modelo de infraestructura con más preeminencia a la obra privada”, cuentan. “Hay más de 20 proyectos vinculados a la financiación pública-privada”. Los recursos que le asignarían por caso a Interior registraría un aumento por debajo del 15,7%.

En la Rosada explican que el objetivo de 15,7% de suba en el gasto público primario total es “duro” y “exigente” porque pretenden“bajar el déficit fiscal e incrementar las jubilaciones al mismo tiempo”. Si la mitad del gasto (jubilaciones y planes sociales) se ajustara a la inflación de este año (cerca de 22%), explican, el resto de las erogaciones debería congelarse.

Los economistas y analistas privados dirán que el esfuerzo oficial no alcanza porque el déficit fiscal total es tan alto (este año rozará los 7 puntos del PBI) que las correcciones esbozadas en el Presupuesto serán insuficientes. Se preguntan por ejemplo cómo hará Dujovne para recaudar más si el año que viene no contará ni con la ayuda del blanqueo ni con el nivel de alícuotas en soja y bienes personales (el Gobierno las bajará).

El equipo económico, por su parte, se defiende y señala que “el proyecto de Presupuesto es realista y cumplible porque el PBI crecerá”. Y apuesta a la reforma tributaria que impulsará.

Los números del Presupuesto que por estas horas se afinan, además de los que Clarín adelantó el domingo pasado, son los siguientes:

-Un gasto público primario de $ 2.500.000 millones y un déficit fiscal primario de $ 395.000 millones (3,2% del PBI) para el año que viene;

-El rojo fiscal 2017 terminará en $ 409.500 millones, cerca de 4 puntos del PBI, o sea que esperan sobrecumplir la meta (4,2% del PBI) porque el producto crecerá más.

-El PBI 2018 daría unos $12.350.000 millones, esto equivaldría a un crecimiento nominal de cerca 20% -16% por la suba de los precios y el resto por mayor producción de bienes y servicios-.

El debate sobre el Presupuesto en las próximas semanas exhibirá tres posiciones. Una, la del gobierno, dirá que el plan es plausible de cumplir porque el año que viene obtendrá nuevos recursos provenientes del crecimiento de la economía y otros de recortar subsidios. Por su parte, la oposición pondrá énfasis en que el Estado destinará una suba de recursos públicos menor a otros años para obras e infraestructura. Incluso, señalará que en muchas áreas el gasto corriente se recortará. Finalmente, loseconomistas privados dirán que el esfuerzo del Gobierno para bajar el déficit es insuficiente.

La inflacion promedio anual que el Gobierno espera en 2018 es15,7%. Pero como su tasa anualizada bajará mes a mes, el Presupuesto incluirá además el nivel a fin de año, que se ubicará en el rango de 12%-8% anual en coincidencia con la meta del Banco Central.