LATINOAMERICA. En dos años la pobreza trepó al 30,7%

La pobreza en América latina aumentó en los últimos dos años a un 30,7% de la población, o sea 186 millones de personas, en circunstancias que desde 2002 anotaba una tendencia a la baja, pasando del 45,9% al 28,5% entre 2002 y 2014.

 

Lo destacó el Panorama Social 2017, dado a conocer hoy en México por Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (Cepal).

 

El organismo de Naciones Unidas destacó que para la reducción de la pobreza extrema (10,2%, correspondiente a 61 millones de personas) ha sido fundamental el aumento de ingresos en dichos hogares a través de políticas sociales y laborales. “La experiencia reciente nos indica que el aumento de los ingresos en los hogares de menores recursos ha sido imprescindible para la reducción tanto de la pobreza como de la desigualdad de ingresos”, sostuvo Bárcena. Y “A ese crecimiento -prosiguió- han contribuido decisivamente las políticas distributivas y redistributivas de los países, como reformas tributarias, salarios mínimos, pensiones y transferencias vinculadas a las estrategias de reducción de la pobreza y a la expansión de los sistemas de protección social”, La desigualdad de ingresos también se redujo entre 2002 y 2016, aunque el ritmo de caída ha disminuido en los últimos años. El coeficiente de Gini (donde 0 representa ausencia de desigualdad y 1 desigualdad máxima) pasó de 0,538 en 2002 a 0,467 en 2016.

 

Por ello, dijo, “el llamado es a fortalecer las políticas laborales y de protección social, más aún en períodos de bajo crecimiento económico, y a implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible a partir de un cambio estructural progresivo”.

 

Otro aspecto que llamó la atención es que la pobreza sigue teniendo rostro de niños, mujeres y la gente de apartados rivales, según constata el Panorama Social.

 

El documento muestra que la incidencia de la pobreza y de la pobreza extrema es más elevada entre niños y niñas, adolescentes, jóvenes, mujeres y la población que reside en áreas rurales. En 2016, la pobreza afectaba al 46,7% de los niños y adolescentes entre 0 y 14 años y la extrema pobreza al 17%. En el caso de los jóvenes de 15 a 29 años esas cifras eran de 31,1% y 9,5%, respectivamente.

 

Bárcena expresó la urgencia de “implementar la Agenda 2030 con sostenibilidad e igualdad a partir de un nuevo estilo de desarrollo que incluya políticas laborales y de protección social de corte universal y con enfoques de derechos”. El documento incluye la tasa de pobreza de 18 países, donde Brasil y Venezuela sobresalen en el año 2014 (último periodo informado) con 13,3% y 32,6, respectivamente, mientras Argentina anota un 30.3% en 2016.

 

Bolivia arroja un 38,6% de pobreza en 2016 luego que en el año 2012 se situara en 43,3%. Chile pasó del 22,2% en 2012 a 11,7% en 2015. Colombia de 32,7% a 28,0% en 2016. Perú, del 25,8% al 20,7% en 2016,y México, de 51,8% a 50,6% en 2016.

 

El documento concluye que “así como la reducción de la pobreza y de la extrema pobreza entre 2002 y 2014 estuvo asociada al crecimiento económico de los países, también ha sido resultado de políticas de protección social y de mercado de trabajo, desarrolladas en la región tanto en el periodo de auge de precios de las materias primas como ante la crisis financiera global de 2008 y en el período posterior a ésta”, resumió.