La zona núcleo perdió 3 millones de toneladas de soja por las lluvias

La Bolsa de Comercio de Rosario aseguró que se trató de "la campaña más complicada de la historia productiva de la región".

Según un informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, la cosecha de soja en la zona núcleo fue “la más complicada de la historia productiva de la región” y terminó un mes más tarde que el año pasado, con un volumen final de 21,30 millones de toneladas, que “bien pudo haber alcanzado el hito de los 25 millones de no mediar el fatídico abril”, mes en el que las excesivas precipitaciones anegaron zonas rurales e impidieron la normal recolección de los granos.

La entidad destacó en su reporte semanal que los 21,30 millones de toneladas de soja obtenidos en la campaña 2015/2016 fueron el resultado de una superficie cultivada de 6,10 millones de hectáreas; de un rinde promedio zonal de 36,60 quintales por hectárea, y de 334.000 hectáreas que no pudieron ser cosechadas.

“Hay un antes y un después del temporal de abril en los números de la soja de primera. En el antes, hacia fines de marzo se cosechó un 41% del área apta, con un rinde de 40,30 quintales. En el después, que representó el 45% de la cobertura, se obtuvo un resultado de 34,70 quintales. Así, el fatídico abril la dejó a una gran distancia de los 43 quintales de promedio del ciclo pasado”, detalló la GEA. Y en cuanto a la soja de segunda, añadió que el cierre de la campaña dejó un rinde promedio final de “28,50 quintales por hectárea, lejos de los 33 quintales del año anterior”.

Según el análisis de la entidad, tras el seguimiento que se hizo en la región durante el transcurso de la cosecha de soja, hay suficientes datos para ponerle valores a la campaña de la zona núcleo si no se hubiese interpuesto el bloqueo húmedo de abril. “Con una base de 40 quintales por hectárea se hubiera obtenido una cosecha de 24 millones de toneladas, cifra que se alcanzó en el ciclo precedente. Pero los datos de zonas no afectadas muestran que el potencial hubiese sido mayor y que podrían haberse superado los valores récords de 2015, por lo que bien se pudo haber alcanzado el hito de los 25 millones de toneladas de producción”, aseguró la GEA.