La Policía acentúa operativos de seguridad en entidades bancarias

    Se inicia en horas de la madrugada y se extiende hasta el cierre de la actividad bancaria, debido a la gran cantidad de trabajadores, en especial los pasivos, que concurren a los bancos a fin de percibir sus haberes.

    Ante la afluencia de personas en las entidades bancarias por el pago de haberes a  empleados activos y pasivos de la administración pública provincial, municipales, la Policía provincial despliega un operativo especial para brindar seguridad a la ciudadanía.

    Desde hace un tiempo a esta parte, la Policía de la Provincia de Formosa desarrolla un importante operativo de seguridad en inmediaciones a cada entidad bancaria, ubicada tanto en esta capital como en el interior provincial, afectándose recursos humanos y logísticos de la institución.

    En  lo que respecta a sectores del microcentro capitalino, efectivos de la Seccional Primera, del Departamento Informaciones Policiales y de la Zona 1 Comando Radioeléctrico Policial, trabajan y coordinan acciones en forma conjunta para el despliegue de este singular operativo.

    Se inicia en horas de la madrugada y se extiende hasta el cierre de la actividad bancaria, debido a la gran cantidad de trabajadores, en especial los pasivos, que concurren a los bancos a fin de percibir sus haberes.

    En ese marco, la Policía recomienda algunas medidas de prevención para que operen con más tranquilidad en los cajeros al momento de extraer dinero, entre ellos que no den a conocer a otras personas sus claves personales para operar, incluso cuando se entra al lobby, es recomendable que lo hagan solos para mayor seguridad.

    Además se aconseja que el dinero se cuente adentro, antes de salir del cajero.
    A manera de dato útil, se recomienda solicitar al personal del banco toda la información que estimen necesaria acerca del uso de los cajeros automáticos al momento de acceder por primera vez al servicio, o ante cualquier duda que se les presente posteriormente.

    Cambiar el código de identificación de acceso, clave o contraseña personal (“password”, PIN) asignada por la entidad,  el que no debería ser su dirección personal ni su fecha de nacimiento u otro número que pueda obtenerse fácilmente de documentos que se guarden en el mismo lugar que su tarjeta.

    No divulgar el número de clave personal ni escribirlo en la tarjeta magnética provista, o en un papel que se guarde con ella, ya que dicho código es la llave de ingreso al sistema y por ende a sus cuentas.

    No digitar la clave personal en presencia de personas ajenas, aun cuando pretendan ayudarlo, ni facilitar la tarjeta magnética a terceros, ya que ella es de uso personal.

    Guardar la tarjeta magnética en un lugar seguro y verificar periódicamente su existencia.

    Si el cajero le retiene la tarjeta o no emite el comprobante correspondiente, comunicar de inmediato esa situación al banco con el que se opera y al banco administrador del cajero automático.

    En caso de pérdida o robo de su tarjeta, denunciar de inmediato esta situación al banco que la otorgó.

    En caso de extracciones, cuando existieren diferencias entre el comprobante emitido por el cajero y el importe efectivamente retirado, comunicar esa circunstancia a los bancos en el que se efectuó la operación y administrador del sistema, a efectos de solucionar el problema.

    Antes de introducir la tarjeta en los cajeros automáticos, se debe fijar que el espacio donde se la coloca no este obstruido por ningún elemento.

    En los lugares donde hay 1, 2, o más cajeros, es recomendable tomar las precauciones necesarias si al entrar hay alguna persona adentro.

    Se debe tratar de memorizar la clave, no escribirla en ninguna agenda o papel que guarde en la billetera, cartera o escritorio. En caso de pérdida o robo nadie sabrá su código personal.

    En caso de tener dificultades para realizar alguna operación en el cajero automático, nunca permita que la socorra un desconocido.