La inflación en Venezuela llega a 2.700% y Nicolás Maduro sube a 8 dólares el salario mínimo

Es un incremento del 40%. Pero sólo 2,4 dólares son en billetes. El resto, en bonos. El costo de vida aumentó un 81% solo en noviembre.

Los venezolanos dieron la bienvenida al año nuevo con una “caceroleada” nacional para protestar contra el gobierno de Nicolás Maduro, que anunció al filo del inicio del 2018 un incremento de 40% en el salario mínimo, o en otros términos, elevándolo a 7,9 dólares aproximadamente, entre la parte de dinero y la de bonos.

“Este aumento es una burla más a los trabajadores”, reprochó por las redes el ex candidato presidencial y líder de Primero Justicia, el ex gobernador Henrique Capriles.

Según los anuncios del líder del régimen, considerado una dictadura desde la puesta en marcha de la Asamblea Constituyente, el básico en billete pasó a 248 mil bolívares, unos 2,4 dólares, y el bono de alimentación, que no es dinero, trepó a 549 mil bolívares, 5,4 dólares. Los pensionados, entre tanto, recibirán un pago total de 347.914 bolívares (3,47 dólares).

La inflación en Venezuela llega a 2.700% y Nicolás Maduro sube a 8 dólares el salario mínimo

Protesta. El fin de año fue marcado en Veenzuela por una ola de protestas contra la falta de alimentos y productos esenciales. /EFE –

Es la primera vez en los últimos 19 años que en la cena de año nuevo los venezolanos deciden cambiar su tradición de comerse las uvas, ausentes de su mesa, por el sonar de las ollas vacías en la calle. La protesta de las cacerolas fue activada espontáneamente por las redes sociales tan pronto Maduro anunció el aumento salarial. En todos los rincones del país, Caracas, los Andes, Bolívar y Anzoátegui, incluidos los sectores populares chavistas, se escuchó la consigna de ‘’Y va a caer, y va a caer, este gobierno va a caer’’.

El líder chavista encendió aún más el enojo cuando sostuvo que “la paz social fue uno de los principales logros en 2017”.

En realidad fue un año de grandes protestas sociales que fueron apagadas con la represión de las bandas parapoliciales del régimen que asesinaron a unos 150 jóvenes. Esa tragedia continuó este fin de se año cuando un miembro de la Guardia Nacional Bolivariana baleó a una jovencita embarazada que protestaba porque no conseguía una pata de cerdo para su noche de año nuevo.

La GNB disparó contra los habitantes que estaban manifestando en la caraqueña zona de El Junquito para exigir al régimen la entrega del pernil de los Comités Locales de Producción Local (Clap). Poca gente cree en los beneficios del aumento salarial por decreto porque se considera que es más combustible a la alta inflación.

La ex chavista Gabriela Ramírez, defensora del Pueblo desde 2007 hasta 2014, repudió el magro aumento salarial que, aseguró, empeora la crisis económica del país. “Subir el sueldo sin revalorizar la moneda con decisiones que fomenten la confianza, arrasa los escombros de nuestra economía destrozada”, escribió en su cuenta de Twitter.

“Hay que entender que un país sin reglas de juego, es decir sin Constitución, cava día tras día un hoyo mayor para su propia ruina”, agregó. Consideró que la fórmula para salir de la crisis es restaurar la Constitución, incluyendo los poderes públicos.

“Maduro simplemente continúa con su política de seguir intentando apagar un incendio hiperinflacionario, que él ha generado en Venezuela, con un bidón de gasolina”, escribió también en Twitter, en la línea de numerosos colegas, el economista Luis Oliveros.

En 2017 Maduro ha subido hasta en siete ocasiones los sueldos mínimos y de los trabajadores del Estado, en un intento por hacer frente al alza de unos precios que se disparan día a día mientras el bolívar se desploma frente al dólar en el mercado libre.

Según cálculos preliminares de la firma de análisis financiero Ecoanalítica, la inflación fue de 81% en Venezuela solo en el mes de noviembre. Según estos cálculos, el país caribeño cerró 2017 con una costo de vida acumulado de más del 2.700%, lo que la convierte en la única economía del mundo con una inflación de cuatro cifras. Según el respetado centro de análisis Cenda, con dos sueldos se puede comprar solo una semana de los productos de la canasta básica de alimentos.