La importación de carne porcina creció un 49%

0
61

Entre enero y septiembre de este año, las importaciones de carne fresca porcina totalizaron 24.175 toneladas, una cifra que representa un incremento del 49% en relación al mismo período del año anterior, con ingresos por 16.239 toneladas, de acuerdo a las estadísticas del Ministerio de Agroindustria del Gobierno Nacional.
Esta situación se presenta en el marco de un crecimiento paulatino de la producción, que según cifras oficiales se ubica en un 7%, con un volumen de 322.000 toneladas y un consumo anual por habitante de 13,7 kilos.
La industria exportadora exhibe pequeños avances y cerrará el año con unas 14.000 toneladas comercializadas, con Rusia como destino excluyente. Para el 2018, y si bien se estima un crecimiento en las ventas del 6%, se proyecta que la balanza comercial seguirá siendo deficitaria por el marcado incremento en el casillero de importaciones.
Mientras la carne de cerdo brasileña gana espacio en los puntos de ventas argentinos, la cadena de valor porcina sigue con atención el posible ingreso de cerdos norteamericanos.
Desde la Casa Blanca anuncian que el mercado argentino ya es una realidad y entre los productores argentinos la principal preocupación es el riesgo latente que implica el Síndrome Respiratorio Reproductivo Porcino (PRRS).
Esta enfermedad está presente en el sistema productivo norteamericano y de ingresar en los establecimientos argentinos -libres de PRSS- los efectos serán devastadores.
Ante una consulta del portal web delsector.com, desde el Servicio Nacional de Sanidad Animal (Senasa) negaron que este mercado ya esté abierto pero reconocieron que los técnicos del organismo sanitario argentino están preparando un informe para seguir con los pasos administrativos que permitan el ingreso de los cortes de cerdo provenientes de Estados Unidos.