La Armada confirma que hubo una explosión y se busca hundido al submarino

El vocero de la fuerza, Enrique Balbi, negó cualquier ataque a la nave que permanece desaparecida desde hace ocho días tras confirmar que hubo un “evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear” consistente con una explosión.
El vocero de la Armada Nacional, Enrique Balbi, confirmó el registro de una explosión que pudo haber afectado al submarino ARA San Juan. Sin embargo, negó que se haya tratado de un ataque propiciado por otra nave.
Con respecto a la desaparición del submarino ARA San Juan hace ocho días, la Armada aseguró que se recibió la información a través del embajador argentino en Austria de que “hubo un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión”.
La zona de donde provino la anomalía hidroacústica está a 430 kilómetros del punto más cercano de la costa en el Golfo de San Jorge, y tiene un radio de 125 kilómetros, precisó Balbi, quien explicó que está cerca del talud, donde la profundidad del mar “tiene variaciones muy considerables, desde los 200 metros hasta los 1.000, 2000 o 3.000 metros”.
El San Juan zarpó el 13 de noviembre desde la Base Naval Ushuaia con destino a la Base Naval Mar del Plata. El 25 de noviembre a las 7:30 se registró la última comunicación del navío desde el golfo San Jorge, a unos 432 kilómetros de la costa. Un día después, al estimarse que la nave tenía un problema de comunicación, se activó un operativo de búsqueda con dos naves de superficie de la Armada Argentina equipadas con sonar y dos aviones.
A partir de allí se amplió la búsqueda por tierra, agua y aire con naves puestas a disposición desde diferentes países. El operativo cubrió un área de casi 500.000 km2, sin mantener comunicaciones con el submarino ni tampoco señales de pedido de socorro.
“Recibimos siete señales de llamadas satelitales que provendrían del submarino San Juan. Estamos trabajando arduamente para localizarlo y transmitimos la esperanza a las familias de los 44 tripulantes: que en breve puedan tenerlos en sus hogares”, escribió la noche del sábado el ministro de Defensa, Oscar Aguad, por la red social Twitter. Poco después, Balbi informó que estaba descartado que esos intentos de comunicación fueran del teléfono satelital del submarino.
Mientras tanto, un operativo de alerta preventiva se organizó en hospitales de Comodoro Rivadavia, previendo el posible traslado de los 44 tripulantes.
Ayer, la Armada informó sobre “una anomalía hidroacústica que se supo que fue el miércoles por la mañana (día del último contacto), a 30 millas al norte, que coincide con el último posicionamiento del submarino”. Tras la confirmación de ese “ruido”, se decidió enviar a la zona unidades de superficie que arribaran al punto exacto.
Durante los días de búsqueda, el presidente Mauricio Macri, en su condición de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, se reunió con Aguad, y con los altos mandos militares para interiorizarse sobre el operativo. Además, Macri se reunió durante aproximadamente media hora con los familiares de los oficiales que cumplían funciones en el submarino. El mandatario había afirmado que “seguimos haciendo todo lo posible, desplegando todos los medios nacionales e internacionales disponibles para encontrarlos lo antes posible”.
Por su parte, representantes eclesiásticos invitaron a los fieles a unirse en oración, en las horas dramáticas por el ARA San Juan. Así, los obispos presiden misas en las catedrales, en las que elevan plegarias para pedir por las personas que viajaban en el navío, sus familiares y quienes participan en el operativo de búsqueda.