La agroindustria ya aporta el 6,2% de la energía argentina

La generación de energía renovable a partir de cultivos como la soja y el maíz es una industria reciente en la Argentina, pero ya realiza un aporte significativo para comenzar a equilibrar la ecuación energética, que sigue muy concentrada en el petróleo y el gas.
Un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) destaca que el campo y la agroindustria aportan el 6,2% de la producción de energía primaria y el 5,5% de la producción de energía secundaria.
“La industria de biodiésel lidera el ranking de crecimiento: en 10 años, incrementó su capacidad de producción un 700%”, indican Julio Calzada, Enrique Lasgoity y Franco Ramseyer, los autores del trabajo.
El estudio señala que el biodiésel y el etanol -en conjunto- ya suman el 4 % de la producción nacional de energía secundaria y reconoce que son cifras “muy relevantes” si se toma en cuenta que la industria del biodiésel, con eje en el procesamiento de la soja, despegó en el 2007 -hace solo diez años- y la del etanol -a partir del maíz y la caña de azúcar- apenas hace cinco años (2012).
A la energía que aportan estos dos biocombustibles, también hay que sumar la leña y el bagazo de la caña de azúcar; y en el mediano plazo -a medida que avancen los proyectos- también se contará con un aporte importante del biogás que se obtendrá de feedlots, granjas porcinas y hasta del procesamiento de basura junto a cultivos energéticos, como algunos híbridos de sorgo.
“Los aceites vegetales que surgen de la industrialización de la soja y las semillas de girasol, la leña, el bagazo de caña de azúcar y los alcoholes vegetales (maíz y caña de azúcar) generaron en el 2016 unas 4.596 miles de toneladas equivalentes de petróleo (TEP), lo que cual representa el 6,2% de la producción de energía primaria de la Argentina”, precisa el estudio de la Bolsa rosarina.
En el 2016, la producción de energía primaria fue de 74.358 miles de TEP. A nivel global, el petróleo y el gas generan el 65% de la energía pero en la Argentina estas fuentes -que no son renovables- producen casi el 90%.
El campo y la agroindustria argentina también muestran una contribución clave a la generación de energía secundaria. Hay seis rubros que representan el 85% de la producción: gas distribuido por redes, energía eléctrica, diésel más gas oil, motonafta y gas licuado. “El 5,7% de aporte del campo y la agroindustria es una gran ayuda para satisfacer la demanda de energía en nuestro país”, señala el trabajo.