Jorge Capitanich desembarcó en Buenos Aires y prepara la cumbre de la “verdadera oposición”

El intendente de Resistencia puso en marcha un plan para tomar el lugar que "entiende- hoy no ocupan Massa ni Urtubey. Instaló un equipo en la Ciudad que trabaja para relanzarlo a nivel nacional y prepara un plenario peronista en Avellaneda.

Lejos quedaron sus días como gobernador del Chaco y el papel de jefe de Gabinete que diariamente se peleaba con los medios de comunicación en la Casa Rosada.

El tiempo pasó y hoy Jorge Capitanich busca relanzarse a nivel nacional para convertirse en el referente político de quienes rechazan las políticas macristas y no tienen un representante activo. Y para conseguirlo puso en marcha un plan ambicioso.

El intendente de Resistencia armó un equipo de 20 personas que desde principios de febrero trabaja en la ciudad de Buenos Aires: una parte del grupo opera en aguas territoriales del Senado; el otro “de perfil más bajo- lo hace desde un búnker ubicado en el barrio de Belgrano.

Ellos son los encargados de coordinar reuniones con diversos actores de la política y de la cultura: en los últimos 45 días generaron numerosos y nutridos encuentros con dirigentes peronistas, referentes sindicales, universidades, artistas populares e intendentes nucleados en la Federación Argentina de Municipios (FAM).

Ahora trabajan en la organización de un plenario partidario que se realizará el próximo sábado (19 de marzo) a las 14 en la sede de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de Avellaneda. Allí esperan la presencia de todo el arco del PJ, “desde los más progresistas hasta los de centroderecha”, que rechazan la “oposición friendly” que hacen varios dirigentes que no son parte de Cambiemos.

El objetivo de Capitanich “explicaron a este medio desde su entorno- es “tomar el rol de opositor real que hasta ahora no quisieron o no supieron ocupar (Sergio) Massa ni (Juan Manuel) Urtubey”. Lo que no está claro es si tiene el apoyo suficiente para conseguir ese objetivo…

El gran problema del ex jefe de Gabinete es que todavía es visto como un referente del kirchnerismo duro. Y eso repele a los caciques peronistas que ya no reconocen el liderazgo de Cristina Kirchner y repudian en todos los idiomas a La Cámpora; cómo diferenciarse sin terminar enfrentado es la cuestión.

La idea del chaqueño es seguir defendiendo las banderas de la inclusión y del rechazo al neoliberalismo, pero con “un cambio sustancial en las formas” de hacer política: “El enfrentamiento permanente ya cansó, ahora Coqui va a ir con su estilo, que es el de dialogar con todos los sectores”. Una muestra de eso se vio cuando pidió disculpas por haber destruido un diario Clarín en una rueda de prensa en Casa de Gobierno.

Sin embargo, la interna del PJ lo pone en una encrucijada: hace poco más de una semana, Jorge Ferraresi (intendente de Avellaneda y cercano al intendente de Resistencia) adelantó que en el Frente para la Victoria no están de acuerdo con proclamar como líder partidario a José Luis Gioja. Y aseguró que, si no hay acuerdo, presentarán una lista para competir en la elección del 8 de mayo.

La adhesión que Capitanich logre en la cumbre del 19 será clave para para la definición de su próxima jugada: una opción es que decida ser candidato en la interna (¿cómo hará para diferenciarse del kirchnerismo duro si lo apoya La Cámpora); la otra es que opere para promover otro nombre que logre desbancar a Gioja como figura de unidad; al sanjuanino lo ven “funcional al macrismo”.

La primera alternativa (la elección) parece inviable porque nadie quiere invertir millones en una campaña partidaria. Y porque el fantasma de la intervención sigue sobrevolando al PJ: el padrón “unos 3.5 millones de afiliados- parece flojo de papeles y dejaría al movimiento a merced del largo brazo de la ley.

En ese contexto, el sector que rechaza la eventual conducción de Gioja tiró sobre la mesa “de modo muy informal- el nombre de Daniel Scioli: creen que él podría ser un punto de encuentro entre ambas posturas, ya que defiende las banderas opositoras sin los “malos modos” del kirchnerismo y supo mantenerse a distancia prudencial de Macri.

Desde el entorno del ex candidato a Presidente dijeron que “en principio no es la idea” del ex gobernador bonaerense, pero eso “no quiere decir que no lo considere si se lo piden”. De todos modos, por ahora fueron solamente diálogos de pasillo que podrán fortalecerse y formalizarse “o no- en base al empuje que logre Capitanich con su operativo de desembarco en Buenos Aires.

El intendente de Resistencia pisa fuerte en el NOA y el NEA, pero sabe que necesita fortalecerse en distritos del centro del país. El test que afrontará el próximo sábado en el distrito bonaerense puede marcar el destino de su cruzada para convertirse en el referente de la “verdadera oposición”.