Evaluación de Resultados

Ganó Cambiemos y se constituye (aun no diría “consolida”, como muchos analistas se animan a decir) como una fuerza en territorio nacional.

Ya tenemos los resultados provisorios que son irrefutables. Ganó Cambiemos y se constituye (aún no diría “consolida”, como muchos analistas se animan a decir) como una fuerza en territorio nacional.

En contraste directo con la victoria oficialista, la derrota opositora y la apertura de nuevos interrogantes: qué hará ahora el PJ, como encontrar el rumbo, como superar no al kirchnerismo sino a Cristina que sigue siendo la figura de la oposición más votada. Quién será el líder de un partido que no encuentra su lugar en el escenario político actual.

Cristina tiene los votos y esto la posiciona como la única que puede enfrentar realmente al oficialismo. De ahí a tener chances ciertas de ganar hay un abismo, sobre todo con el panorama político nacional que este fin de semana se “pintó” de amarillo (en términos de las victorias obtenidas por Cambiemos en muchas provincias).

Así las cosas, Cristina se consolida como la única hasta acá, con potencialidades como para seguir polarizando con Mauricio Macri, que ya define intenciones de su candidatura en 2O19 en función de este “gran apoyo” recibido en las urnas.

Resulta arbitrario hacer una comparación entre las elecciones primarias de agosto y estas generales de octubre. En aquellas votamos candidatos para la competencia. Candidatos que competían entre sí dentro de sus mismas fuerzas políticas. En las generales se votan funcionarios, cargos efectivos, “bancas”. No obstante las paso han sido esa gran encuesta que nos dieron las urnas y nos permitieron esbozar un panorama más o menos (en perspectiva de los resultados, menos que más) cercano a lo que obtendremos este domingo.

Incluso con ella y a sabiendas que en nuestro país todo puede pasar, todo puede cambiar, hemos tenido algunas sorpresas como la reversión de los resultados en algunas de las jurisdicciones. El caso más “paradigmático” lo constituye San Luis, donde después de perder los Rodríguez Saá por veinte puntos en las primarias, pasó a ganar por diez puntos en las generales de ayer. Todo se debería presuntamente a la “inyección” de recursos y promesas que hiciera “el Adolfo” en este segundo tramo de la campaña. Y su estrategia de alejarse de quien en principio se había acercado: CFK.

Por su parte, Salta, donde el Gobernador Urtubey y todo el peronismo salteño perdió y ya empezó a mostrar los signos de la derrota con la presentación de la renuncia del Gabinete completo, sobre las que evaluará y decidirá el mandatario provincial. Urtubey se pensaba como una de las potenciales figuras para la conducción del PJ. Ahora con estos resultados, a pesar de su buen diálogo con el oficialismo nacional, terminó perdiendo ante este, y no puede volver a presentarse para el cargo que hoy ostenta. Su futuro político se volvió realmente incierto.

Volviendo a los grandes derrotados de la fecha, el peronismo enfrenta un desafío máximo. Obligado a reinventarse en “tiempos modernos”. Debe definir si se aleja definitivamente de la imagen de Cristina o bien vuelve a ella. Debe encontrar al Conductor, que por estas horas no abundan, sobre todo si el planteo es ganar elecciones para conducir.

En adelante restan dos años de mandato constitucional para una fuerza nueva que consiguió establecerse como el gran victorioso de estas elecciones que para el descanso de muchos argentinos, ya pasaron.

Cambiemos no consiguió ser mayoría parlamentaria, no obstante tiene muchas mejores perspectivas después del respaldo en las urnas de este domingo.