Estiman que se necesitarán 5.500 kilos de maíz para cubrir costos

0
62

Un estudio económico analizó los márgenes del maíz con lupa en Entre Ríos y concluyó que se necesita lograr, como mínimo, un rendimiento de 5.500 kilos por hectárea en la campaña 2017/18 para hacer frente a costos de arrendamiento, implantación y comercialización. El rinde promedio en el último ciclo (2016/17) fue de 6.439 kilos por hectárea. La estimación se realizó a partir de la posición marzo/2018 del cereal, que al momento del trabajo era de 2.679 pesos por tonelada.
La proyección la realizaron técnicos de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos y el INTA Paraná, y lo interesante es que para analizar los rindes y márgenes dividieron la provincia en cuatro zonas: Norte (departamentos de Villaguay, Federal, Feliciano y La Paz), Este (Federación, Concordia, San Salvador y Colón), Oeste (Paraná, Diamante, Victoria y Nogoyá) y Sur (Tala, Uruguay, Gualeguay y Gualeguaychú).
“Estas estimaciones contemplan los gastos de labores e insumos, de cosecha, transporte y comercialización; y por separado se incluye el resultado con y sin arrendamiento. Se estima que el 70% del área de producción en la provincia se hace en superficie alquilada”, precisa el estudio.
Con 1,8 millones de toneladas trilladas, la última campaña de maíz fue la mejor en 17 años, según la Bolsa de Cereales de Entre Ríos. En la zona Este, se necesitan 4.940 kilos por hectárea para cubrir todos los gastos incluyendo el arrendamiento (sin el alquiler, la cifra baja a 4.060 kilos por hectárea). El rendimiento promedio en las última campañas fue de 5.500 kilos por hectárea.
En la zona Oeste, la media de los últimos años fue de 6.500 kilos por hectárea y para no quedar en rojo esta campaña los productores van a tener que cosechar 5.520 kilos por hectárea (con alquiler) y 3.960 kilos por hectárea si el campo es propio.
En la zona Sur habrá que trillar 5.930 kilos por hectárea para cubrir todos los gastos (incluso el alquiler) y sin arrendamiento se necesitan 4.250 kilos por hectárea. “El rendimiento promedio en esta región es de 6.200 kilos por hectárea”, recuerda el informe.
En la zona Norte, en un campo arrendado habrá que cosechar 5.300 kilos por hectárea con arrendamiento y 3.980 kilos por hectárea en campo propio. En esta región, la media de rinde es de 5.600 kilos por hectárea.
En Entre Ríos, la siembra de maíz comenzó a finales de agosto y la Bolsa entrerriana estima que se implantarán más de 308.000 hectáreas, una superficie similar a la de la campaña pasada. Pero en la siembra del maíz de primera hubo muchas dificultades con las constantes lluvias.
“Hay muchos productores que no pudieron cumplir con el plan de siembra por las precipitaciones y los pronósticos de un año Niña o neutral también pueden influir en que algunos lotes no se destinen a maíz, un cultivo sensible al déficit hídrico. Habrá que esperar hasta enero para ver lo que sucede y es probable que se destinen más hectáreas a los planteos tardíos”, indicó el asesor entrerriano Rolf Müller, en diálogo con Clarín Rural.
En la último ciclo, la cosecha maicera creció casi un 50% en la provincia (597.495 toneladas más que la campaña anterior), con una producción de 1.815.175 toneladas, contra algo más de 1,2 millones que se habían trillado en el ciclo 2015/16, que se implantó en el último tramo del Gobierno anterior.
Fue la campaña más importante de los últimos 17 años. “La media del área dedicada al maíz desde el ciclo 2000/01 hasta el 2016/17 se sitúa en 206.698 hectáreas y el promedio de lo producido en 1.107.030 toneladas. La campaña 2016/17 superó en 101.302 hectáreas y en 708.145 toneladas a los valores históricos”, concluyeron los técnicos de la Bolsa a entrerriana.