ESTADOS UNIDOS. El acuerdo de presupuesto jaquea a Trump

El presidente Donald Trump y líderes legislativos demócratas se cruzaron con una serie de acusaciones, ante la posibilidad de que no logren alcanzar un acuerdo sobre el presupuesto antes del viernes, que permita mantener abierto el gobierno federal.

 

“Los demócratas de la Cámara de Representantes quieren un CIERRE para las fiestas de fin de año a fin de distraernos de los muy populares, recientemente aprobados, recortes fiscales”, tuiteó Trump.

 

En la política de los Estados Unidos, un “cierre” de la Administración o un cierre del Gobierno es una situación en la que el gobierno suspende la prestación de todos los servicios públicos menos los considerados como “esenciales”.

 

Si bien Trump sigue sosteniendo que los recortes son “muy populares”, los mismos son rechazados por un 55 por ciento de los estadounidenses.

 

“Republicanos de la Cámara de Representantes no dejen que pase esto. Aprueben la R.C. (Resolución Continua) hoy, y mantengan abierto nuestro gobierno”, añadió.

 

Bajo los términos del acuerdo temporal entre republicanos y demócratas, los fondos para el gobierno federal expiran a las 23:59 horas locales del viernes. A menos que logren un acuerdo, la burocracia estadounidense quedará paralizada a partir de la medianoche, con excepción del personal de emergencia.

 

“Es absurdo”, reaccionó el número dos de la jerarquía demócrata en la Cámara de Representantes, el legislador Steny Hoyer, de Maryland. “Ningún demócrata quiere cerrar al gobierno”.

 

Esta mañana Trump había destacado los beneficios que ya comenzó a traer “el mayor recorte impositivo de la historia” de Estados Unidos, luego que empresas como AT&T, Comcast, Wells Fargo y Boeing, entre otras, anunciaron planes de compartir con sus trabajadores una fracción de la recompensa que representa el beneficio fiscal.

 

“Los recortes de impuestos masivos, de los que los medios de comunicación falsos están desesperados por hablar mal para complacer a sus jefes demócratas, pronto se darán cuenta y hablarán por sí mismos”, tuiteó el mandatario esta mañana.

 

“Las empresas ya están haciendo grandes pagos a los trabajadores. ¡Los demócratas quieren aumentar los impuestos, odian estos grandes recortes!”, continuó Trump.

 

El tuit de Trump se refería a que empresas como AT&T, Comcast, Wells Fargo y Boeing, entre otras, anunciaron planes de compartir con sus trabajadores una fracción de la recompensa que representa el beneficio fiscal.

 

El Congreso estadounidense votó este miércoles de forma definitiva la reforma fiscal, la primera desde 1986, que principalmente implicará recortes impositivos a las grandes fortunas y a las empresas.

 

Además, según el cálculo de la Oficina independiente de Presupuesto del Congreso (CBO), la reforma impulsada por los republicanos sumará 1,45 billones al déficit nacional de Estados Unidos.

 

La aprobada esta semana es la principal reforma fiscal de los últimos 30 años, con recortes de impuestos de 1.500 millones de dólares, lo que beneficiará a las empresas en particular (la tasa cae del 35% al 21%), los más ricos (del 39,6% al 37%) y, en menor medida, a la clase media.