En Río de Janeiro pagan sueldos atrasados con el dinero que se robó un ex gobernador

Cerca de 150 mil empleados públicos podrán cobrar el aguinaldo de 2016, luego de que se recuperaran US$ 83 millones de dólares desviados por el hoy preso Sergio Cabral.

Casi 150.000 funcionarios jubilados del quebrado estado brasileño de Río Janeiro cobrarán por fin el aguinaldo de 2016 gracias a larestitución de fondos desviados por el ex gobernador Sergio Cabral, encarcelado por corrupción.

La restitución se oficializará este martes por la tarde en una ceremonia en presencia del fiscal general Rodrigo Janot, que acaba de pedir la apertura de 83 nuevas investigaciones sobre dirigentes políticos con fueros (ministros y legisladores) involucrados en elescándalo de Petrobras.

La suma recuperada se eleva a 254,7 millones de reales (83 millones de dólares) y permitirá pagar el aguinaldo de 146.000 ex funcionarios con jubilaciones inferiores a 3.200 reales. Los beneficiados representan el 57% del total de jubilados y pensionistas, según datos oficiales.

El dinero proviene de 85,3 millones de dólares repatriados de cuentas en el extranjero gracias a los acuerdos de colaboración con la Justicia de dos miembros de la “organización criminal” a la que pertenecía Cabral.

Sergio Cabral, del partido de centroderecha PMDB, al cual pertenece el presidente Michel Temer, fue gobernador de Río entre enero de 2007 y abril de 2014.

Cabral, de 54 años, y su esposa Adriana Anselmo fueron detenidos en noviembre , en una ramificación de la Operación Lava Jatoque investiga el esquema de multimillonarios sobornos en Petrobras.

Responde a acusaciones de corrupción, formación de banda criminal y lavado de dinero.

“Los integrantes de la organización criminal de Sergio Cabral se apoderaron y lavaron una fortuna inmensa, que incluyó la compra de bienes de lujo, así como la prestación de servicios por parte de consultoras ficticias”, señaló la Policía federal tras la detención.

El estado de Río acumula meses de atraso en el pago a sus funcionarios. En enero, negoció una ayuda del gobierno federal, dirigido por el presidente conservador Michel Temer, a cambio de medidas de austeridad y de la promesa de privatización de su servicio de aguas.

Ese pacto fue denunciado en marchas multitudinarias, que en muchos casos derivaron en enfrentamientos violentos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

Fuente: AFP