En alerta contra la roya amarilla y la ramularia

Los excesos hídricos y una primavera húmeda aumentó la incidencia de dos enfermedades de riesgo para los cultivos de invierno: roya amarilla en trigo y ramularia en cebada.
En Balcarce, Tandil y Necochea se detectaron numerosos casos de ramularia. “Es fundamental monitorear los cultivos y aplicar principios activos específicos que sean curativos y que proporcionen protección”, recomendó la ingeniera Lucrecia Couretot, especialista del INTA Pergamino.
En el caso del trigo, la roya amarilla se detectó en lotes de Buenos Aires, La Pampa, Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba. Cuando no es controlada adecuadamente, las pérdidas de rendimiento pueden llegar al 50%.
Desde la empresa Basf aseguraron que la elección del fungicida es fundamental para controlar las dos enfermedades y evitar graves daños a los cultivos.
“Las aplicaciones con Orquesta Ultra, por ejemplo, brindan ocho días más de protección que otros productos del mercado”, destacó el ingeniero Juan Pérez Brea, gerente de cultivo de trigo y cebada de la empresa.