Empiezan a votar más de 800 mil italianos residentes en Argentina

Ya están llegando los sobres con las boletas, que deben ser enviadas hasta el 1° de marzo. Se eligen 2 senadores y 4 diputados para Sudamerica. La votación se inicia el próximo miércoles.

Mientras en Italia se agitan 50 millones de convocados a las urnas el 4 de marzo para una de las más difíciles elecciones de la era republicana, debido a un resultado que puede traer más inestabilidad, más de 800 mil ciudadanos italianos residentes en la Argentina están comenzando a recibir por correo en sus domicilios un sobre grande enviado por el consulado de Italia más cercano. Contiene las boletas electorales y las listas de candidatos a las dos bancas de senadores y cuatro de diputados de la zona sudamericana de la Circunscripción de votantes en el exterior. Comienzan a votar el próximo miércoles 14 de febrero.

A nivel mundial, las cuatro zonas en que está dividido el sistema suma más de cuatro millones de residentes más allá de las patrias fronteras inscriptos en los registros, con derecho a elegir hasta doce diputados y seis senadores, En total son 630 bancas en la Cámara baja y 315 senadores en el Parlamento nacional, de donde surgirá luego el futuro jefe de gobierno, gracias al sistema parlamentario italiano.

Dentro del sobre grande, como en las cajas chinas, vienen dos sobres más: en uno se debe poner la boleta electoral con los candidatos elegidos; el otro es un sobre blanco con estampilla donde se coloca el sobre del voto y se manda por correo al consulado. A las cuatro de la tarde del 1 de marzo se clausura la recepción de los sobres, que son enviados en avión a Roma y escrutados desde la noche del 4 de marzo junto con las boletas de voto nacionales.

El mecanismo es bastante simple, pero sobre el voto de los italianos en el exterior se prolonga la sombra de todo tipo de embrollos para falsificar los resultados, gracias a la fragilidad esencial del sufragio enviado por correo y la facilidad con la que en el pasado se multiplicaron los escándalos por la manipulación de los sobres.

En las anteriores elecciones florecieron las denuncias de compras de paquetes de votos y hasta de intervención de las mafias para apoyar algunos candidatos, sobre todo en Europa. El gobierno italiano del primer ministro Paolo Gentiloni sostiene que se han adoptado nuevas medidas de seguridad, incluso en los consulados en el exterior, que varias veces fueron señalados como fuente de fraudes.

En Italia, al panorama inquietante del deterioro político y económico, se agregó una jugada riesgosa destinada a impedir la victoria del partido antisistema Movimiento 5 Estrellas, fundado por el cómico genovés Beppe Grillo, que se ha convertido en el primer partido italiano, con alrededor del 30% de los sufragios. La maniobra siniestra partió de los otros dos grupos centrales de la vida política: el partido Democrático que se proclama de centroizquierda pero con su líder, Matteo Renzi, mira más al centro derecha, donde Forza Italia del ex premier siempre presente Silvio Berlusconi mantiene una difícil convivencia con la xenófoba Liga Norte de Matteo Salvini.

El resultado fue una nueva ley electoral que dificultad que una de las tres fuerzas principales logre formar gobierno, aunque la centro derecha berlusconicana sostiene que puede superar el 40%. El gobernante PD de Renzi flaquea en los sondeos con 23%. Es probable que Renzi y Berlusconi (que no puede ser candidato por una sanción penal)terminen en el acuerdo de una Grossen Koalition, como la que acaba de formarse en Alemania tras muchas dificultades. Renzi, que ya hizo un arreglo con “ il Berlusca” cuando era primer ministro y su rival conservador necesitaba ayuda, cree que puede obtener notables beneficios de esta alianza.

En este contexto, los seis senadores y doce diputados elegidos en el exterior pueden terminar jugando un papel imprescindible en la formación de una “larga coalición”, porque aunque son pocos sus votos pueden resultar decisivos.

Abiertamente sostiene que eso es lo que busca Ricardo Merlo, italoargentinno, que ya ha cumplido tres legislaturas como diputado en el Parlamento de Roma. (Ver abajo) Merlo es el fundador del MAIE, que en 2013 ganó en el área sudamericana con dos diputados y un senador, frente a los dos diputados del partido Democrático.

En estas elecciones Merlo se presenta como candidato a senador y el primer aspirante a diputado es Mario Borghese. El MAIE ha extendido su presencia al área Norteamérica-Centroamérica.

En cambio, el partido Democrático de Renzi, que en el total de las cuatro áreas del exterior ha conquistado en las elecciones anteriores el primer lugar (cuenta con 5 diputados y 4 senadores), presenta al Senado como primera candidata a Laura Garavini y en Diputados a Renato Palermo.

La centro derecha lleva también a una mujer, Valeria Bembibre, al frente de la lista en Diputados y al berlusconiano Raffaele Fantetti como primer candidato al Senado.

Los “grillinos” del Movimiento 5 Estrellas proponen a María Cristina Gervasi en el Senado y Emanuel Mazzilli en Diputados. En total hay once listas entre las que deberán elegir los italianos residentes en América del Sur.