El trigo se está cosechando con rindes bajos

La cosecha argentina de trigo de la campaña 2017/18 avanza en el norte del país, mientras que en el centro los lotes se encuentran entre floración y llenado de grano, con buenas expectativas de rinde; y en el sudeste de Buenos Aires, el cultivo transita estadios entre encañazón y espigazón, registrándose mejoras en la condición de humedad del perfil.
De acuerdo al Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, con datos recolectados hasta este jueves 26 de octubre, la cosecha en las regiones primicia del NOA y NEA elevaron el progreso al 2,8 % de la superficie apta.
Se trata de lotes de Salta, Tucumán, Santiago del Estero y Chaco. La BCBA advirtió que debido al estrés hídrico que sufrieron lotes tempranos en etapas reproductivas, los primeros rendimientos recolectados en el NOA se ubicaron por debajo de las expectativas relevadas al inicio de la campaña.
En el NEA la recolección del cereal habría alcanzado el 18% de la superficie apta, con un rendimiento que osciló entre los 12 qq/Ha y 23 qq/Ha.

Estado de los cultivos

Por otra parte, en la franja central del área agrícola, el cereal transita etapas reproductivas de espigazón y llenado de grano bajo un estado hídrico que varía de adecuado a óptimo. En los últimos días se relevaron heladas tardías que podrían impactar en el potencial de rendimiento de los lotes más afectados que se encontraban en grano lechoso y pastoso. “Es por esta razón que los rendimientos esperados son variables”, analizó la entidad.
En algunas localidades de los núcleos trigueros de Buenos Aires también se relevaron heladas y fuertes tormentas con caída de granizo que provocaron pérdidas en el stand de plantas. El estado sanitario presenta importantes focos de infección con roya y mancha amarilla que fueron nuevamente controlados. Si bien el estado de anegamiento mejora progresivamente a medida que pasan las semanas, aún se relevaron ambientes bajos con excesos hídricos en el sudeste de la provincia.