El Senasa realizó jornadas informativas sobre el pequeño escarabajo de colmenas

Esta plaga de las abejas nunca fue detectada en el país pero se encuentra presente en Brasil. Puede causar graves daños en los apiarios.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria y el Ministerio de la Producción de Formosa realizaron dos jornadas informativas sobre el alerta sanitario declarado por nuestro país debido a la presencia del pequeño escarabajo de las colmenas (PEC) en Brasil.

El 8 de agosto se realizó en las instalaciones del Instituto Universitario de Laguna Blanca y el 16 en la localidad de San Martín II, a las cuales concurrieron productores apícolas de la zona.

El especialista en el tema, y coordinador del Programa de Enfermedades de las Abejas del Senasa, Mauricio Rabinovich, nos explica: “El escarabajo, científicamente denominado Aethina Tumida, tiene una gran capacidad de dispersión y de supervivencia, ya que puede volar más de 10 km atraído por el olor de las colmenas y, en ausencia de ellas, se puede alimentar y reproducir en ciertas frutas”

En la oportunidad, Hernán Ramat, del Senasa, y Andrea Aignasse y Alfredo Caballero, del Ministerio de la Producción, explicaron a los presentes las características anatómicas del insecto, su ciclo biológico, el manejo de la colmena para poder detectarlo y los alcances de un “alerta sanitaria”, el objetivo con que se declara y cómo debe actuarse ante dicha situación. Además, la importancia de inscribirse en el Registro Nacional de Productores Apícolas (Renapa) y en el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (Renspa).

El PEC, originario de África, puede causar graves daños en los apiarios durante el desarrollo de su estado de larva y provocar la destrucción de los panales, la fermentación de la miel y el consecuente abandono de las colmenas afectadas por parte de las colonias de abejas. Además, la presencia de la plaga en el país podría condicionar la comercialización internacional de productos apícolas.

Con el fin de detectar precozmente su eventual ingreso al país y evitar su dispersión, el Senasa fortaleció los controles en las provincias que poseen cercanía geográfica con Brasil, así como también en los puestos de frontera terrestres, marítimos y aeroportuarios, por donde ingresan mercaderías que podrían vehiculizar la plaga.