El misterioso césped que cultiva Catar para su Mundial

Buscan crear el pasto perfecto de cara a la cita de 2022 y para eso investigan con semillas de todo el mundo.

En Catar no quieren dejar al azar el más mínimo detalle para su Mundial de 2022. Por eso cultivan con absoluto mimo y algunas dosis de secretismo el césped que vestirá sus estadios, en los que podrían lucir tipos de pasto “jamás visto antes en otros lugares del mundo”.

“Buscamos el mejor tipo de césped que pueda resistir el clima, en Doha y en la región. Tenemos muchos tipos, como se puede ver en los estadios del país, que tienen céspedes de calidad, pero aquí queremos lo mejor de lo mejor”, afirma Yaser Abdulá Mulá, responsable catarí del centro de innovación y desarrollo (I+D) de césped, durante una visita al vivero donde lo cultivan.

La hierba, aunque es “made in Qatar”, como cuenta con orgullo a los periodistas Abdulá, proviene de semillas importadas desde distintas partes del mundo, a las que someten a diferentes pruebas para comprobar su idoneidad.

Las tres condiciones que buscan para la hierba es que resista los diferentes tipos de luces y sombras en los estadios, que seaperfecta para los jugadores y, finalmente que sea estética, que luzca perfecta extendida sobre el terreno de juego.

El centro de investigación cuenta con un laboratorio y diferentes áreas: en una de ellas se cultivan doce tipos de césped distintos bajo sombra, con poca luz y a pleno sol. En otra zona experimentan con la cantidad de agua necesaria para el mantenimiento con irrigación y con el tipo de suelo.

Por último, cuentan con un campo de fútbol con césped natural bautizado “Latitud 36” que aseguran que es pionero en el mercado. Es un tipo especial de hierba diseñado para la estación estival, escogido por la fiabilidad que ha demostrado tener, además de la “resistencia” que muestra con el balón, asegura Abdulá, quien insiste en que pretenden que el esférico se mueva como si se deslizara por una tela de seda.

Esta hierba será empleada en la academia de elite deportiva Aspire, que actualmente está dirigida por el español Iván Bravo y también en el estadio del equipo Al Sadd, la actual casa del exbarcelonista Xavi Hernández.