El Dr. Bogado envío un cálido saludo a los padres en su día

“Los padres no sólo somos autoridad que engendra vida sino influjo que orienta y hasta determina el destino de nuestros hijos, expresó Floro Bogado en el Día del Padre, a quienes les envió una cálida salutación en su día especial, sobre todo a los formoseños, hijos de esta noble tierra que aún llevan de la mano los buenos consejos y una herencia rica en valores incontaminados, con respecto a las ciudades más grandes.

0

Estamos en un tiempo en el que debemos pedir luz al Padre celestial y seguir el ejemplo cabal de nuestros padres de la patria

“Los padres no sólo somos autoridad que engendra vida sino influjo que orienta y hasta determina el destino de nuestros hijos, expresó Floro Bogado en el Día del Padre, a quienes les envió una cálida salutación en su día especial, sobre todo a los formoseños, hijos de esta noble tierra que aún llevan de la mano los buenos consejos y una herencia rica en valores incontaminados, con respecto a las ciudades más grandes.

Señaló con preocupación que “estamos en un tiempo de orfandad de líderes, de esa autoridad de buena influencia que tenían los padres, por ello debemos pedir siempre la dirección y luz a nuestro Padre Celestial para que la paternidad pueda asumirse con toda dignidad, responsabilidad y firmeza sin perder la ternura, para que los padres, junto a sus esposas, puedan desarrollar también la misión cívica de formar ciudadanos generosos, pacíficos, tolerantes, en definitiva libres.

Este tipo de conmemoraciones –siguió añadiendo- son propicias para rescatar o revivir los ejemplos de ideales y consejos que nuestros próceres y grandes pensadores dejaron como herencia a sus hijos, y por extensión a la humanidad, como Aristóteles a su hijo Nicómaco, cuando decía en su “Etica” que es preciso contraer buenos hábitos desde la más tierna infancia, cuando le hablaba de cuán peligroso es el exceso que destruye la virtud y la prudencia; sin ir más lejos, las máximas a Merceditas que le redactó San Martín como: “Humanizar el carácter y hacerlo sensible aun con los insectos que nos perjudican (…), inspirar amor a la verdad y odio a la mentira, estimular la caridad con los pobres y sentimientos de indulgencia hacia todas las religiones, desprecio al lujo y amor por la patria y la libertad; y por hablar de un consejo más cercano pero presente en todas las épocas, es el que nos dio el papa Francisco, cuando nos exhortó, como hijos de Dios, a vivir el Padrenuestro en la paternidad para que lo eleve del fracaso, con el sentido, sin duda, de reconocer la gracia que viene de Dios, el pan de cada día y el sentido del sacrificio diario, el valor del perdón, el pedido de que su voluntad se cumpla en el cielo y en la tierra (morada de muchas aflicciones por tantas apetencias personales que terminan engendrando las injusticias sociales, las violencias y todo tipo de opresiones) –enfatizó-.

Finalmente, dijo que “por tan valiosa misión, nadie debe privarse de regalar a su padre un fuerte abrazo y manifestarle todo el amor que le tiene. Las pequeñas patrias familiares y comunitarias se harán cada vez más fuertes e invencibles cuando velen por este caudal de valores éticos y morales, entonces recibirán la recompensa de sus desvelos, de su paciencia y preocupación por dejarles un mundo mejor, y el compromiso para seguir construyendo la anhelada Civilización del Amor”, concluyó el vicegobernador.