El Banco Central aplicó una fuerte baja de tasas confiado en que lo peor de la inflación ya pasó

El Banco Central volvió a reducir sus tasas de interés en 75 puntos básicos en su licitación de Letras que efectúa cada semana. La autoridad monetaria comandada por Federico Sturzenegger venía avisando que se sentían más cómodos con el nivel de inflación “core” o “subyacente” (la que excluye a productos con subas estacionales y los regulados) en las últimas semanas, lo que permitió que el Central redujera un poco más el nivel de tasas.
Así las cosas, el BCRA llevó la tasa a 35 días de las LEBAC de 37,50% a 36,75%. Durante la primera semana de mayo la entidad redujo la tasa de corte de LEBAC de 35 días a 37,5% desde el 38% vigente durante todo abril, la más elevada desde que comenzó esta administración.
“De esta manera, el Banco Central continúa conduciendo su política monetaria para inducir un proceso de desinflación, a la vez que limita el aumento en el sesgo contractivo que se produciría de no acompañar la reducción de la inflación con una reducción en su tasa de política monetaria”, sostiene el Central.
El BCRA bajo el Gobierno de Mauricio Macri estableció como referencia la tasa de LEBAC a 35 días, junto con un corredor de tasas de pases activos y pasivos consistente con aquella.Para Sturzenegger la tasa de interés constituye “el indicador primordial del sesgo de la política monetaria”.
“La baja de la tasa nominal tiene el propósito de limitar el aumento del sesgo contractivo de la política monetaria”, suelen decir en el BCRA. Léase, permitir que la economía pueda repuntar ya que, se sabe, las tasas altas para contener la inflación como las que tiene el país, no ayudan a impulsar el nivel de actividad.
El Banco Central paga deudas y caen las reservas
El Banco Central paga deudas y caen las reservas
Si bien, el mismo Sturzenegger dice públicamente que la política monetaría del Central no tiene tantos efectos en la economía, lo cierto es que había una pulseada entre el BCRA y el Palacio de Hacienda que venía pidiendo un nivel de tasas más bajo. En las “sanas tensiones” entre Sturzenegger y Alfonso Prat-Gay parece haberse inclinado la balanza hacia el ministro de Hacienda y Finanzas, teniendo en cuenta los últimos movimientos del Central.
Más allá de la anécdota acerca de los pedidos de Prat-Gay, lo cierto es que el Central reduce un poco sus tasas porque está confiado de que la inflación subyacente está a la baja. De hecho, y a pesar de que la inflación de abril fue muy elevada (en torno al 6,5% en CABA), en el Central detectaron que “las diversas fuentes oficiales y privadas que el BCRA analiza semanalmente han venido mostrando una baja en la inflación subyacente de abril respecto de marzo.
“La inflación resto o core es un indicador que busca captar la tendencia subyacente de la inflación total al excluir componentes estacionales y regulados, resultando en un indicador central para la conducción de la política monetaria”, acotan en el Central.
Hacia adelante, y a pesar de que las expectativas de inflación anual para diciembre son elevados, implican una baja pronunciada de la inflación mensual en los próximos meses, que ya comenzó a manifestarse en la inflación subyacente de abril“, acotan en el Banco Central.
Luego de recortar las tasas, el Banco Central explicó mediante un comunicado cómo está observando el panorama. “La autoridad monetaria continuará procediendo con cautela, en particular monitoreando que no se produzcan alteraciones significativas o duraderas en la tendencia descendente de la inflación subyacente o en las expectativas de inflación”, señalan