El 60% del presupuesto provincial 2018 está destinado a atender demandas sociales

Del total de las inversiones previstas alrededor del sesenta por ciento se destinarán a atender las demandas sociales y también se sostendrán con previsiones propias obras sensibles en materia de educación y salud, dado que el Estado nacional no prevé desembolsos para infraestructura ni siquiera para las que ya estaban en ejecución.

0
93

La Cámara de Diputados de la Provincia aprobó este jueves por amplia mayoría de votos el presupuesto general de inversiones para 2018 que asciende a 42.248.672.105 pesos que serán solventados con un total de recursos estimados en 42.376.790 pesos, con lo cual se prevé que al cierre del ejercicio Formosa sume otro año de superávit.

Del total de las inversiones previstas alrededor del sesenta por ciento se destinarán a atender las demandas sociales y también se sostendrán con previsiones propias obras sensibles en materia de educación y salud, dado que el Estado nacional no prevé desembolsos para infraestructura ni siquiera para las que ya estaban en ejecución.

La ley fue sancionada gracias al voto de la bancada justicialista que tiene los dos tercios de los miembros del parlamento formoseño, mientras que el Frente Amplio Cambiemos se opuso sin aportar propuestas concretas.

Lo fundamental del presupuesto para el año próximo está explicitado en el mensaje con el que el gobernador Gildo Insfrán giró a la Legislatura el proyecto, ahora convertido en ley, cuyos enunciados fueron tomados como línea argumentativa por los legisladores del oficialismo.

En el mismo el mandatario señala: “a nadie escapa que estamos transitando tiempos diferentes en nuestro país, tanto en lo político como en lo económico. Ciertamente las variables e indicadores de crecimiento y desarrollo han cambiado y durante el transcurso de este proceso, muchos argentinos han sido excluidos. Es por ello que se nos presentan grandes desafíos desde la política para recuperar los estándares de inclusión y derechos que se habían conquistado”.

Agrega Insfrán: “este gobierno provincial puede dar fe y demostrar categóricamente que es posible ejercer una administración responsable, con equilibrio fiscal y desendeudamiento sistemático, sin descuidar la atención de las necesidades básicas de la población y la promoción de un crecimiento económico con inclusión social”.

Además detalla que todo eso fue posible debido a que se estableció: “un rumbo de políticas públicas serias y sistémicas que se fundamentan ideológicamente en nuestro Modelo Formoseño para el Proyecto Provincial. Este es nuestro norte y nos mantendremos firmes en esta senda no por tozudez inconducente, sino por el más estricto sentido democrático que se viene expresando en el voto soberano de la ciudadanía formoseña, que ha ratificado nuevamente este rumbo en forma contundente en las urnas”.

“Esta decisión resulta aún más relevante teniendo en cuenta que la economía del país ha entrado en la lógica del libre mercado, con los consabidos resultados de indicadores altamente desfavorables, evidenciados de modo crítico por la sostenida evolución del índice de precios que deterioró el poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores y que desincentivó el consumo agregado, dando lugar a una notoria disminución del nivel de empleo, agravado ello por la promoción en simultáneo del ingreso de manufacturas importadas”, denunció Insfrán.

Seguidamente el titular del PEP afirma: “este escenario de nocivas características derivó en la pronunciada caída en términos reales de los tributos coparticipables, afectando sobremanera las previsiones de recursos del Tesoro Provincial”.

Denuncia a continuación: “el Estado nacional viene ejecutando una activa política de endeudamiento externo e interno como alternativa de sostén de funcionamiento de los sectores públicos nacional y provinciales; esto nos perjudica en mucho, ya que es un mecanismo que no va acompañado por el crecimiento esperado y no es sostenible en el tiempo”.

“Bajo estos parámetros de gestión de política económica debemos decir, después del análisis de la evolución de los recursos destinados a nuestra provincia que los mismos distaron mucho de lo pautado y favorecieron el desfinanciamiento del Tesoro Provincial”, alertó Insfrán.

Sin embargo aclaró: “la conducta presupuestaria estatal provincial a la fecha y en proyección del cierre del año fiscal en curso demuestra su eje estructural en el orden y equilibrio de las cuentas públicas, en sintonía con la propuesta elevada a la Legislatura en ocasión de su formulación. Es por ello que la propuesta de estructura presupuestaria diseñada para el ejercicio fiscal 2018 estima la gestión hacen del provincial sobre la base de los lineamientos que se apoyan sustantivamente en el escenario de macro variables insertas en el presupuesto nacional”.

 

Restricciones nacionales

 

A continuación el gobernador subraya: “siempre hemos afirmado que la economía debe estar al servicio del hombre y no a la inversa. Esta es una herramienta que nos permite hacer e invertir para crecer. No obstante ello, es imposible sustraerse de las restricciones del contexto nacional, especialmente de las prioridades que se fijan en el Presupuesto Nacional, madre de todas las leyes, cuyas previsiones y omisiones nos condicionan los caminos posibles para avanzar en las realizaciones planificadas en la provincia”.

En ese mismo sentido afirma que el estilo de administración de los créditos que se aplican en Formosa y la proyección anual de erogaciones articula su matriz porcentual de incidencia relativa de los rubros respectivos con las propuestas y objetivos del Modelo Formoseño, con lo cual se fortalece la continuidad de las acciones que se implementan en toda la provincia con criterios de sostenibilidad económica y equidad territorial.

“Desde esta perspectiva –indica Insfrán- la asignación geográfica de los recursos se elabora sosteniendo, igual en los ejercicios fiscales precedentes, los objetivos de inclusión y protección social, como así también la disminución de espacios de asimetría en lo territorial. Eso evidencia en su trascendencia en el consolidado del componente de Servicios Sociales de la Clasificación del gasto según su finalidad”.

Más adelante acota que “el accionar del Estado en cuanto a ingresos y egresos exhibe la decisión de avanzar en el logro de la equidad en aras de promover la continua transformación evolutiva de la realidad socio económica provincial configurando una gestión que se destaca por su carácter inclusivo, apuntando a garantizar primordialmente condiciones básicas de desarrollo, como lo son la salud y educación de sus habitantes”.

“En este sentido la ampliación del Polo Sanitario con el inicio de la construcción del Hospital de la Madre y la Mujer, el Hospital de Pediatría y el moderno instituto Provincial de Hemoterapia, implicarán un complejo de atención que se agregará a los servicios que brindará el Hospital Interdistrital “Evita”, conformando una integralidad prestacional sin precedentes en la historia de la provincia y la región. A esto se sumarán los servicios que provendrán del nuevo “Centro de Medicina Nuclear”, obra que garantizamos su continuidad”, apunta el mandatario.

 

Lo educativo

 

En el orden educativo Insfrán afirma: “se ha finalizado la construcción de más de 1.320 establecimientos acumulados al cabo de sucesivos periodos fiscales, significándose que el próximo prevé asimismo partidas de crédito que posibilitarán la consecución y conclusión de nuevas unidades próximas a habilitarse, entre las que se destacan las correspondientes a la enseñanza técnica en diferentes localidades de la provincia”.

“El desarrollo del conocimiento apuntala su implementación a partir de la gestión del Estado en carácter de soporte activo, ello manifestado en la inversión de la necesaria infraestructura y vigencia de los requisitos para su operavitización. A este efecto, la consecución de la obra del Polo Científico y Tecnológico y sus objetivos de funcionamiento, exponen la trascendencia de esta iniciativa dentro de las estrategias asociadas a la producción y crecimiento, que a su vez conforman uno de los eslabones orientados a continuar modificando las características del desarrollo provincial y por aquellas que propugna el Modelo Formoseño”.

 

Alternativas financieras

 

“La ausencia de previsión de partidas de financiamiento del Presupuesto Nacional hacia emprendimientos de infraestructura social y económica que fueran oportunamente gestionadas desde la administración provincial y que en algunos casos ya estaban en ejecución, indudablemente generan consecuencias graves que ralentizan los objetivos de bienestar general y de mejora en la calidad de vida de los formoseños”, denunció Insfrán.

“Ante situaciones restrictivas como la descriptas para el desarrollo del complejo de obras de magnitud de la provincia, en particular las energéticas, la administración provincial avanzó en alternativas financieras a través de la concertación de contratos de préstamo internacionales a tasas muy ventajosas que en definitiva implican la cobertura con recursos propios, motorizando la puesta en ejecución de obras de electrificación rural con los consabidos beneficios para la población de dicho ámbito, describiendo de este modo la conducta de la hacienda estatal para superar vallas que, con origen en características ideológicas, se intentan imponer al proceso de crecimiento sistémico de Formosa desde la órbita nacional”, apuntó.

Prosiguió Insfrán: “en el entramado de inversiones en erogaciones de capital se promueve las de menor escala a través de revisiones y diagnósticos de las realidades locales interactuando con los municipios con el objeto de viabilizar acciones comunes de aplicación de recursos que complementan la realización de aquellas incorporadas al Plan de Obras Públicas Provincial, lo cual dinamiza la ocupación de mano de obra del mercado laboral comunal”.

En otro párrafo del mensaje que acompaño al presupuesto y que fue tomado como para argumentarlo por la bancada oficialista afirma que “el esquema de gastos previstos para el próximo ejercicio fiscal acredita erogaciones agrupadas dentro de la clasificación por finalidad, focalizadas en el sostenimiento del fomento y apoyo al sector PyME, que compone el mercado económico local, necesario en un contexto de características recesivas para el giro del capital privado, segmentadas en aquellas de naturaleza directa a través de pautas financieras de carácter crediticio visiblemente subsidiadas, como también de aquellas de tipología asistencial”.

“La red de destinatarios incluye a los diferentes sectores de la actividad económica –primaria, comercial, industrial, de servicios- cuyo quehacer recibe la acción participativa del Estado, no solo desde la inyección financiera al capital de trabajo bajo formatos descriptos, sino desde la misma condición de consumidor que se visibiliza en el número creciente de beneficiarios de pago de las obligaciones del Tesoro provincial y que contrarrestan el nivel de consumo general notoriamente deprimido, con volúmenes de transacciones comerciales de origen público desde el compre provincial”, afirma.

En el presupuesto 2018 se prevén, afirma Insfrán, “estímulos programados por el Estado “como acciones e instrumentos de apoyo destinados a las expresiones sectoriales asociativas y de emprendedurismo, en estos casos con diseños de modelos financieros acordes a la escala del giro de sus respectivos proyectos de  negocios”.

“Particular modalidad de beneficios se corresponden con los destinados a los proyectos de perfil industrial, previéndose sostener el complejo de ofertas destinadas a complementar inversiones desde estímulos tributarios, asistencias financieras e incluso la evaluación de asignación de espacios físicos disponibles acorde a las características de cada iniciativa”.

“Por lo expuesto –apunta Insfrán- surge con claridad meridiana el temperamento presupuestario que es corolario del rol que asume la administración provincial en un escenario macro económico afectado, en forma perniciosa, para las condiciones de desenvolvimiento de sus actores, tanto del consumidor como de los integrantes de la comunidad productiva”.

Subraya luego: “es desde la concepción del ideario nacional y popular el cual abraza el Modelo Formoseño, que se esboza la sana gestión de la hacienda pública representada en 15 años de continuo equilibrio fiscal y desendeudamiento. Esto se acompasa con una dinámica de planificación de la actividad gubernamental que permite focalizar los esfuerzos públicos hacia los administrados, con los atributos de responsabilidad y previsibilidad, requisitos que afianzan las condiciones sobre las cuales impulsa el crecimiento sostenido de la provincia”.