Dalma Maradona se casa: ¿quién es Andrés Caldarelli?

La noticia la dio el propio Diego Maradona en su cuenta y sorprendió a todos. Aquí, una radiografía del rugbier que estudia economía y que de joven, se ratoneaba con Luisana Lopilato. ¡Mirá la galería de fotos!

La noticia del anuncio del casamiento de Dalma Maradona fue tan sorpresiva como el romance, que se descubrió dos años después de iniciado, cuando el diario MUY publicó la primera imagen de la pareja. Desde entonces, Dalma mantuvo el perfil bajo y poco se supo de la vida de Andrés Cardarelli, el futuro yerno del Diez.

El hombre en cuestión nació el 15 de diciembre de 1986. Juega al rugby, es fanático de boca, mide 1,86 metros y sus amigos lo apodan Andrulo. Entre sus gustos musicales se destaca Jimi Hendrix. Andrés fue al colegio Saint Edward’s donde casualmente conoció a Dalma.

 

Hace poco, Dalma contó en una nota con Silvina Chediek para la Televisión Pública, cómo se conocieron. “Yo iba a un colegio, me cambié en tercero a otro y ahí lo conocí. Con él hice tercero, cuarto y quinto año. Cuando yo me cambié de colegio tenía otro novio entonces nos conocíamos pero nada. Me parecía una hermosa persona y teníamos una relación de amigos. Cuando me separé, había un grupo que nos seguíamos frecuentando después de haber terminado el colegio y nos encontramos desde otro lugar y estuvo buenísimo“.

 

Estamos hace cinco años. Tengo ganas de ser mamá pero no es algo urgente. Mi hermana (Gianinna) me sorprendió terriblemente porque no le ponía ni una ficha como mamá. Se ve que tuvimos una muy buena escuela“, comentó Dalma.

En un ping pong que le hicieron para el sitio Rugby Time hace unos años, Andrés confesó que la chica famosa que más lo ratoneaba era Luisna Lopilato. Además, dijo que su ídolo de la infancia era Linterna verde. Y si bien contó que en el futuro se veía “En una mansión, con hijos y casado”, reconoció que su generación era “muy fiestera”.

Además, Andrés confesó que su vicio es el alcohol y su hobby, el golf. Soñaba con jugar en Los Pumas. Acerca de sus mayores miedos, contó que tenía pánico a “morirse en una cancha de rugby”. Y no es para menos, ya que sufrió una conmoción cerebral durante un partido.