CRISIS EN PARAGUAY. “Vivimos en un estado de total conmoción e inseguridad”

La tensión política crece en Paraguay, luego de que un proyecto de ley, que fue aprobado el viernes en la Cámara de Senadores generó protestas que terminaron en disturbios y choques con la policía y la muerte del dirigente político opositor Rodrigo Quintana, crimen por el que están detenidos seis policías.

 

Benjamín Bogado, Doctor en Derecho y periodista de Paraguay dialogó con la AM990 sobre la terrible tensión social y política que aqueja al país vecino.
“La situación es bastante complicada. Pese a que el Presidente convocó a una mesa de diálogo, no anunció el retiro del proyecto inconstitucional de la enmienda”, dijo. Y remarcó que de no ocurrir esto, todo esfuerzo resultaría “intrascendente” y habría una “directa confrontación” de la oposición.
Para Bogado, “La posición es clara: le han dicho a Cartes que retire su enmienda y que luego van a conversar con él. Pero hay muchas presiones internacionales y hasta el Papa Francisco pidió soluciones. También la embajada norteamericana en el país sacó un comunicado”.
Cabe destacar que en este momento, en el país vecino hay cierres de rutas y avenidas y, una convocatoria a “una gran manifestación en la plaza del Congreso por lo que vivimos tiempos de mucha crispación y de violencia”, contó Bogado.
Al ser consultado sobre la polémica enmienda afirmó que: “En Paraguay, escribimos en 1998 este procedimiento. En la Constitución Nacional, ente los artículos hay uno que habla de la duración de los mandatos y no puede ser cambiado si no es por convocatoria a una asamblea nacional constituyente”, explicó a la AM990.
Continuando con su relato, el doctor aseguró que “a Cartes le dijeron esto, y dejó correr la idea de que podría hacer eso y forzó a hacer eso el martes cuando se reunió un grupo que tiene mayoría en la Cámara de Senadores y no quiso esperar dos días para su deliberación y de manera ilegal y sin un secretario de actas decidieron pasar la modificación de la constitución por el mecanismo de enmienda el viernes”.
Además, el profesional resaltó que en el país vecino “no es frecuente que la gente salga a defender un documento que no es muy conocido como lo es la Constitución y fue conmovedor ver a tanta gente protestando en contra de este mecanismo absolutamente contrario a las normas y que algunos presagian sería el camino a una dictadura”.
“Terminaron por quemar el Congreso y la reacción del Gobierno fue matar a un joven. Ese es el estado de ánimo que existe en el Paraguay en este momento”, dijo.
El edificio del Congreso que está ubicado en toda una manzana, fue el epicentro del enfrentamiento del viernes. “Eran más de tres mil personas y el nivel de reacción fue tan grande que ningún político ni el propio presidente habló. Lo hizo recién 24 horas después y dio la sensación de vivir en un estado de total conmoción y de inseguridad”, manifestó a la AM990.
“El Presidente debería decirle a sus 25 legisladores que hicieron mal las cosas y retractarse”, concluyó.