Crece 50% el uso de fertilizantes por buena relación insumo-producto

Los productores tienen necesidad de mejorar la calidad de los cultivos y levantar los promedios de producción que "están estancados". Números de Fertilizar para trigo, maíz y soja.

En los primeros 8 meses del año, el aumento en las ventas de fertilizantes fue de más de 50 por ciento respecto del mismo período de 2015, de acuerdo a las estadísticas de la Asociación Civil Fertilizar, que agrupa a las principales firmas fabricantes.

Según los datos presentados por el vicepresidente de la entidad, Víctor Acastello, el aumento comenzó a darse con la recuperación en el uso de nutrientes nitrogenados en los cultivos de fina (trigo y cebada), en el marco de un incremento de la superficie triguera.

Este escenario se explica menos en la relación insumo-producto, que fue similar a la del año anterior, y más en la necesidad de los productores de “tener mayor calidad de grano”, luego de la campaña 2015/16 en la que gran porcentaje de la cosecha no alcanzó la condición “panadera”.

Acastello destacó el importante incremento de las dosis promedio en trigo, que pasó a 168 kilos y representó 40% más. “Se recuperaron dosis parecidas a las del año 2013”.

Maíz

En la presentación que realizó Fertilizar con estadísticas del uso de nutrientes y recomendaciones para la campaña de gruesa 2016-17, el directivo apuntó que en el caso del maíz la relación insumo-producto (una fórmula para evaluar una inversión, en este caso en fertilizante) “es la mejor en 70 meses”, basado en los precios de septiembre del cereal y en la rebaja del 30% del valor de la urea.

Con la quita de las retenciones a las exportaciones del cereal, desde Fertilizar se espera una “recuperación del área maicera” y un importante cambio en el manejo, pasando la relación entre maíz temprano (plantado en octubre y primer noviembre) y maíz tardío (plantado en diciembre y enero) de 80-20 en la zona agrícola núcleo, donde la proporción llegó a 40-60.

Soja

La fertilización de la oleaginosa también tiene una ecuación insumo-producto positiva: en septiembre el precio mejoró 15% en dólares (respecto de 2015) y, en el caso del fosfato simple, el valor cayó otro 15%. “Los productores que no fertilizaban, pueden hacerlo”, sugirió Acastello. La Asociación estima que un grupo de 40% de sojeros no aplican nutrientes.

La proyección es que las aplicaciones en soja alcanzarán las 3,5 millones de hectáreas, cerca del récord de 3,75 mill/ha fertilizadas en 2007 y 2011. Una de las señales es que “creció 33% el número de muestras de calidad de suelo” en laboratorios relevados por Fertilizar.

Se paga

“Fertilizar es el mejor negocio que puede hacer el productor”, aseveró el presidente de la Asociación, Jorge Bassi, quien alertó que en los últimos 15 años no hubo un aumento en los rindes promedio de la soja. “Estamos estancados pero cae la materia orgánica de los suelos”, advirtió.

Bassi aseguró que con la aplicación de nutrientes “hay una brecha de rinde en soja” y recomendó que las dosis sean altas. “Con aplicaciones de entre 60 y 80 kilos por hectárea de super fosfato triple el cultivo mejora 14 por ciento; pero con dosis de 100 a 120 se logra 26 por ciento”.

Bassi indicó que a la soja “no puede faltarle” nitrógeno, azufre y micronutrientes (básicamente boro y zinc) aunque recomendó que “la respuesta se logra con un paquete de fertilización”.

“Este año, con poca soja se paga el fertilizante”, graficó el presidente de Fertilizar.