COREA DEL NORTE. Consejo de Seguridad aprueba nuevas sanciones

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy por unanimidad nuevas sanciones contra Corea del Norte con la total prohibición de las exportaciones textiles y le pone un techo a las del petróleo y gas natural, con la excepción de una cantidad destinada para la población.

La resolución prevé la “prohibición a las exportaciones textiles de Pyongyang”, mientras fueron alivianadas respecto al texto original las sanciones propuestas sobre todas las exportaciones de gas natural y petróleo.

 

La medida del Consejo de Seguridad es en respuesta al accionar del régimen de Pyongyang, el cual el pasado 3 de septiembre llevó a cabo su sexta prueba nuclear, esta vez con una bomba de hidrógeno. En el documento aprobado por los 15, en realidad, se afirma que “los Estados miembros deben prohibir el suministro directo o indirecto, la venta o la transferencia a Corea del norte de gas natural y de los productos petrolíferos refinados, y Pyongyang no debe adquirir esos productos”.

 

Sin embargo se hace una excepción al permitir el “suministro, transferencia o venta a Pyongyang de todos los derivados del petróleo hasta 500 mil barriles por un período de tres meses a partir del primero de octubre, y hasta 2 millones de barriles al año a partir del primero de enero de 2018”.

 

Esto “a condición que sean empleados exclusivamente para el sustento de la población y que no generen ganancias para la inversión en los programas nucleares o balísticos”. Además se decidió que todos los Estados miembros prohíban a sus conciudadanos o entidades de facilitar o transferir desde una embarcación a la otra de cualquier tipo de mercadería u objetos que sean suministrados, vendidos o transferidos desde o hacia Corea del Norte. Y se afirma que “los Estados miembros no deben suministrar visas laborales a ciudadanos norcoreanos a menos que se les concedan excepciones caso por caso” por los comités.

 

No está incluido en el documento, cuyo texto fue ablandado para obtener la autorización de Rusia y China, la inclusión del líder norcoreano, Kim Jong-Un, en la lista negra con la prohibición de viaje y bloqueo de los activos financieros, pero se amplia la lista de individuos y entidades del régimen sujetas a las medidas restrictivas. Pyongyang, en tanto, no se privó de volver a amenazar a Estados Unidos: “Tendrán dolores y sufrimientos, pagarán un precio carísimo”.

 

La declaración norcoreana provino del Ministerio de Relaciones Exteriores y fue difundida por la agencia oficial Kcna.

 

La amenaza se dio pese a que Estados Unidos había suavizado notoriamente el borrador de resolución sobre Corea del Norte en el Consejo de Seguridad para buscar obtener el apoyo de Rusia y China, evitando que lleguen a emplear su derecho al veto.

 

Para Pekín y Moscú el camino obligado a seguir es el de la diplomacia, aunque hasta ahora se haya llegado a escasos resultados por esta vía.