Cooperativas en Misiones piden una suba de 30% en su rentabilidad

Reclaman que la diferencia entre lo que le pagan a Emsa por el suministro eléctrico, y lo que le cobran a sus usuarios, aumente un 30 por ciento. Afirman que así podrían enfrentar los incrementos que se produjeron en sus costos. Aclararon que la medida no se traduciría en un incremento de 30 por ciento en la tarifa, sino que tendría una incidencia mucho menor.

 

El presidente de la Federación de Cooperativas Eléctricas de Misiones (Fecem), Guido Weber, advirtió que la quita de subsidios de la Nación afectará directamente a la tarifa de energía en todo Misiones, pero aseguró que todavía no están definidos los porcentajes en que aumentarán los distintos escalones consumo.

 

Explicó que el valor que paga la distribuidora provincial Electricidad de Misiones Sociedad Anónima (Emsa) a la distribuidora nacional Cammesa por unidad de energía, pasó en febrero de 75 a 320 pesos, lo que implica una suba superior al 300 por ciento. Weber aclaró empero que ello no implica que la tarifa al consumidor final deba subir en ese porcentaje, ya que la tarifa está compuesta por otros ítems cuyos valores no variaron en ese porcentaje.

 

Para Weber, la caída de los subsidios tendrá un impacto negativo en las economías familiares, pero servirá para transparentar la actividad y cambiar las reglas de juego, lo que representa una oportunidad para las prestatarias pequeñas, como las cooperativas misioneras, que vienen sufriendo desde hace varios años ante la imposibilidad de trasladar a sus tarifas los fuertes incrementos que se registraron en los costos.

 

Detalló que en las reuniones que mantuvieron con el presidente de Emsa, Sergio Ferreira, le plantearon que necesitan incrementar un 30 por ciento el “valor agregado de distribución” es decir el margen con el que se quedan las cooperativas para afrontar  sus costos operativos.

 

Weber explicó que lo que pretenden es que se autorice a las cooperativas a incrementar la diferencia entre el precio que pagan a Emsa y el que cobran a sus usuarios, lo que no implicaría un incremento de 30 por ciento en la tarifa, ya que lo que aumentaría en ese caso sería solamente el valor agregado que corresponde a las cooperativas, mientras que el grueso de la tarifa se explica por el precio de la energía que cobra Emsa.