Conmemoran el Día Mundial de la Hipertensión Arterial

Tomar conciencia de la enfermedad es de suma importancia y el médico debe tener un rol crucial. Cómo combatir esta enfermedad crónica que se ha convertido uno de los principales factores de riesgo de muerte e invalidez en el mundo

0

La hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo de muerte e invalidez en el mundo, y una de las principales condiciones responsables de la gran epidemia de enfermedades cardíacas de los últimos años, así como de las demencias vasculares. Es por eso que la concientización -en el marco del Día Mundial- sobre sus causas y consecuencias debe ser un objetivo claro para médicos y pacientes.
Cuando se habla de una enfermedad crónica, donde el control periódico es necesario para un seguimiento, la confianza y seguridad que el médico debe transmitir es vital para que el paciente pueda compartir su realidad, sus preocupaciones y su nivel de concientización sobre la enfermedad, sobre todo teniendo en cuenta que el rol del médico es fundamental en el acompañamiento del paciente en el largo plazo.
“Un paciente hipertenso requiere de un equipo médico que pueda asegurar un seguimiento cercano y amplio de la patología. La solución no debe limitarse a indicar una medicación, sino a acompañar al paciente transmitiendo la importancia de la incorporación de hábitos saludables para la modificación de su condición”, comentó Sebastián Obregón, médico especialista en Medicina Interna y en Cardiología y Director del Consejo Argentino de Hipertensión Arterial de la Sociedad Argentina de Cardiología.
De acuerdo a las recomendaciones globales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los últimos consensos de las sociedades, se debe insistir en la adquisición de ciertos hábitos de vida saludables, tanto para prevenir, como para el manejo a largo plazo de la hipertensión arterial. El consumo de sodio, por ejemplo, es uno de ellos.
Mientras que la OMS recomienda consumir 3-6 gr de sal por día, los argentinos consumen alrededor de 12 gr.
En este contexto, en Argentina, los estudios demuestran que aproximadamente el 35% de las personas son hipertensas (1 de cada 2 mayores de 50 años), aunque en general sólo la mitad de ellos está en conocimiento de esta situación.
Resulta de vital importancia controlar el consumo voluntario de sal, así como el del sodio oculto en los alimentos, ya que la mayoría del sodio que se consume, proviene de los alimentos procesados o industrializados.
La hipertensión es un trastorno en el que las arterias tienen una presión interna persistentemente elevada que genera daño continuo a las mismas arterias, el corazón, el riñón y el cerebro principalmente. El problema fundamental es que esto sucede en una gran mayoría de personas adultas aun sin que ellas se den cuenta, ya que no suele haber síntomas de alarma hasta que ya el cuadro se encuentra avanzado.