Con suba de la construcción, crecen las expectativas de contratar empleados

La economía argentina no vive momentos de dramatismo. Tampoco de euforia. Los datos oficiales de empleo reflejan claramente ese panorama. Y cuando se miran las expectativas -lo que los empresarios proyectan que pasará hacia delante-, un cauto optimismo comienza a ganar la pulseada a la moderación que reinó desde principio de año.

0
23

A la hora de sumar empleados, las principales compañías argentinas reportan “perspectivas de contratación buenas” para los últimos tres meses del año, según la Encuesta de Expectativas de Manpower Argentina a la que accedió Infobae, y que efectúa un relevamiento entre 800 compañías de sectores como la construcción, la agricultura, el comercio, los servicios y la industria.
La expectativa neta de empleo (ENE) se ubica un 7% entre octubre y diciembre contra el mismo período de 2016, y el dato desestacionalizado es incluso más alentador, con un 8% positivo como balance entre las empresas que dicen aumentarán su personal contra las que disminuirán.
“La serie da positiva y creciente. Es la más fuerte en los últimos tres años, hay que remontarse a fines de 2013 para ver un dato así”, aseguró Fernando Podestá, director de Operaciones de Manpower Argentina.
Los planes de contratación permanecen relativamente estables cuando se los compara con el trimestre anterior (julio a septiembre de 2017) y mejoran por tres puntos porcentuales en la comparación interanual.

Un sector “estrella”

Las grandes empresas son las primeras que traccionan este dato positivo. Mientras que en líneas generales el 13% de las compañías aseguran que tomarán más empleados en el último trimestre, el promedio se eleva al 21% para las compañías con 250 empleados o más. Son las que tienen la posibilidad de hacer los cambios antes, una mirada de mayor largo plazo y la capacidad financiera para tomar riesgo.
Y hay un sector que se eleva sobre el resto. Impulsado por la obra pública, la construcción lidera gran parte de las expectativas cuando se pone la lupa sobre cada ladrillo que compone a la economía. Según el informe trimestral, los empleadores de la construcción “reportan las intenciones de contratación más fuertes, con una ENE alentadora de +24%”.
Para Podestá, la obra pública explica el gran avance del sector que se ve sobre todo en la reparación de calles, autopistas y rutas -la demanda de asfalto confirma este dato mes a mes-, pero “el sector privado no se queda atrás”. Y especificó: “Se empieza a ver la reparación de edificios y algunas obras nuevas de desarrolladores inmobiliarios que generan expectativas. Y no hay que olvidar que la obra pública se hace con privados, son los grandes proveedores”.
El sector que genera menos expectativas de contratación, a contramano, es el de transporte y servicios públicos, considerado así como el “mercado más débil” con respecto a lo que los empresarios esperan en términos de empleo entre octubre y diciembre, con las elecciones legislativas como puerta de entrada al último trimestre del año.
Si se posa la mirada a lo que ocurría un año atrás, las intenciones de contratación se debilitan en dos sectores: el primero es Finanzas y el segundo es Seguros y Bienes Raíces. “La minería no se sumó a la expectativa positiva todavía. Consideramos que es un sector más relacionado con las inversiones de largo plazo, y todavía no se vieron reflejadas en la contratación de nuevo personal”, agregó Podestá.
Con todo, hay una tendencia que cambia muy levemente trimestre a trimestre. La cautela sigue siendo el principal plan de acción, con un 75% de las empresas que aseguran no realizarán cambios en sus dotaciones. Y cuando se mira a las “microempresas” -con menos de 10 empleados-, esta cautela aumenta al 80% de los encuestados.