CHACO. Se reactivó el acueducto paralizado hace dos años

0
103

El gerente de Planificación de Sameep, Ricardo Requena dio detalles de la reactivación de la construcción del Segundo Acueducto, con varios frentes activos. “La obra está tomando el ritmo que pretendemos”, señaló. El miércoles recorrió junto al gobernador Domingo Peppo y autoridades de la empresa la planta potabilizadora ubicada en Barranqueras.

 

Según reveló en declaraciones a radio Universidad, faltan ejecutar 200 kilómetros de cañerías, de los 512 en total. Sumando todas las partes que tiene la obra, se ejecutó el 65% y resta 35%. Por estos días, hay más de 100 operarios trabajando, dotación que irá en aumento porque en el año 2013, en el mayor ritmo de obra, se empleaban unos 500 trabajadores con siete frentes de trabajo.

 

“Hay dos frentes de tendido de cañerías abiertos en el interior: uno cerca de Napenay y otro cerca de Avía Terai. Son tramos que habían quedado pendientes entre Sáenz Peña y General Pinedo. Pretendemos que cuanto antes se finalicen porque son pocos kilómetros los que faltan”, reveló Ricardo Requena.

 

”Hay trabajando unos 80 obreros y el personal técnico de la contratista, totalizando unas cien personas. Se están haciendo trabajos de hormigón armado, pilotes para el caño de agua cruda, y partes de la planta potabilizadora en sí misma”, describió el gerente de Sameep.

 

Por estos días, la novedad es que se abrieron dos frentes más de trabajo en cañerías. “Era algo que casi habíamos olvidado desde 2015”, planteó Requena y comentó: “En el viaje a Charata fuimos a visitar la obra de redes de agua para toda la localidad y visitamos también las obras del acueducto. Hay dos frentes de tendido de cañerías: uno cerca de Napenay y otro cerca de Avía Terai. Son tramos que habían quedado pendientes entre Sáenz Peña y General Pinedo. Pretendemos que cuanto antes se finalicen porque son pocos kilómetros los que faltan”.

 

Fue más allá y marcó que el foco está puesto en el avance y terminación de la planta potabilizadora. “Hablamos con el Enohsa (Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento), que administra los fondos nacionales, y fijamos como pauta y condición que se ponga toda la energía en finalizar la planta, la obra de toma y el caño de agua cruda, porque es lo que nos permitirá disponer cuanto antes de agua potable, si bien hoy estamos impulsando un caudal por el nuevo acueducto, pero es agua producida en las plantas del área metropolitana”, explicó.

 

Requena recordó que la obra tiene un componente de financiamiento nacional, a través del Enohsa, y un crédito tomado por el Chaco de 750 millones de pesos en el Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional.

 

Según cálculos que hizo el funcionario, al momento de licitarse el Segundo Acueducto costaba 423 millones de dólares. “Hoy, con los valores para el financiamiento que otorga la Nación, más el crédito que tomó la provincia y más lo que ya se ejecutó de la obra, si dolarizamos sigue dando un costo similar, de 425 millones de dólares”, expuso.

 

“La materia prima que se usa para fabricar los caños está cotizada a valor dólar, los equipos de bombeo se compran en el exterior, igual que los de telecomando y telegestión. Un gran porcentaje de los elementos tienen valor en moneda extranjera, excepto la mano de obra”, precisó.

 

El reinicio de la obra tiene, entre algunos detalles interesantes, la inspección conjunta del avance que harán Sameep y el Enohsa.