CHACO. Población detenida cuadruplica el porcentaje nacional

El último informe público del Sistema Nacional de Estadísticas de Ejecución de la Pena, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, con datos de 2015 indicó que la tasa de detenidos en el país era de 166 cada 100.000 habitantes mientras que en el Chaco con una población aproximada a 1.100.000 ciudadanos llega a 611 personas alojadas en unidades penales y comisarías.

 

El procurador general del Superior Tribunal de Justicia, Jorge Canteros, afirmó que en el Chaco “la gente se queja y habla de la puerta giratoria pero tenemos un alto número de personas privadas de su libertad. Chaco con un 1.100.000 habitantes tiene entre los alojados entre alcaidías y comisarías hay más de 1.800 personas privadas de su libertad y ese es un número alto”.

 

Sostuvo que “es un tema que tiene que ver con la falta capacidad de alojamiento en las alcaidías” lo que equivale a decir hacinamiento y muy malas condiciones de vida en esos lugares.

 

El procurador general dijo “es un tema por el que venimos bregando desde hace mucho tiempo” y recordó que en la época del exgobernador Jorge Capitanich “se terminó la alcaidía de Presidencia Roque Sáenz Peña” y que “se refaccionó una parte importante de la alcaidía de Resistencia, ahora hay otro sector que se está terminando y también General San Martín”.

 

Luego señaló que a su vez son cerca de 570 las personas que están alojadas en comisarías, de acuerdo con cifras que se cotejaron con autoridades de los ministerios de Gobierno y de Seguridad y que “es un número que debe ser más bajo”. Sin embargo afirmó: “no se aloja en comisarías porque se quiere, sino que no hay lugar, no hay dónde poner la gente”.

 

A su vez dijo que el Centro de Detención Transitoria de Barranqueras se habilitó “rápidamente” durante la gestión del vicegobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff y que “fue una inversión importante para buenas instalaciones, buenos baños, colchones ignífugos, pero tampoco funcionó porque hoy funciona como un lugar de detención”.

 

“No tenemos que perder de vista que realmente tenemos gente de la justicia federal en nuestras alcaidías. Eso es muy raro pero lo tenemos en el Complejo de Detención para Mujeres, un lugar limpio y sano de seguridad y no para castigo como aconseja la Constitución. Lo mismo pasa en las unidades penitenciarias de Resistencia y Sáenz Peña”, añadió.

 

El procurador explicó que el lugar de detención federal de Presidencia Roque Sáenz Peña “también está colmado en su capacidad” y para que alguien ingrese en la Unidad Penal Federal de Resistencia “que es el otro lugar de detención hay que hacer un montón de trámites y a veces son rechazados por faltas de lugares”.

 

“Es un tema complejo de los detenidos y se ha visto incrementado con el narcomenudeo, delito por el que en algún momento llegamos a tener casi 90 personas privadas de su libertad en la provincia. Hoy ese número se redujo a menos de 50 detenciones y también le agregó conflictividad a este problema”, añadió.

 

También dijo que “la conflictividad en esos lugares tienen que ver con el hacinamiento” porque “con las dificultades propias de estos lugares la alcaidía de Sáenz Peña funciona bien porque está pensado como un lugar de detención, hecho con un modelo de cárcel europeo, claro a lo mejor sin las comodidades que tengan las cárceles allá”.

 

Canteros dijo que “en nuestra provincia casi no hay prófugo al que no se lo ha vuelto a atrapar” y que  hay “desapariciones” como los casos de Maira Benítez y otros que tuvieron trascendencia mediática como el de Nicolás Leiva.