CHACO: Peppo admitió que fue «un año difícil», pero que terminó bien

El gobernador reconoció las dificultades que enfrentó su gobierno en 2017, al que calificó como «complejo». Sin embargo, se mostró optimista respecto al cierre, «que fue bueno». «Llevamos adelante un programa de estabilidad y crecimiento», dijo.

El gobernador Domingo Peppo admitió que el año que concluye fue «difícil» y cargado de complejidades, pero que en base a un programa de «estabilidad y crecimiento» su gestión de gobierno lo cerró de buena manera.
En una entrevista concedida al canal Ciudad TV, Peppo hizo un amplio balance anual en el que incluyó distintas aristas locales y puso bajo la lupa la relación con el gobierno nacional.
«Fue un año difícil, complejo, pero podemos terminar bien, que eso es bueno», sintetizó el gobernador a la hora de analizar a 2017.
Según la mirada del mandatario, en el haber pueden incluirse la estabilidad y el crecimiento en la provincia; en tanto que en el debe aparecen la falta de control de la calle por los sucesivos cortes de tránsito y los paros gremiales que afectaron el funcionamiento de la administración pública.
Peppo valoró «pertenecer a un espacio político distinto al gobierno nacional, sabiendo que tenemos una provincia que tiene mucha dependencia de Nación en cuanto a sus ingresos, desde ahí poder lograr los objetivos que nos planteamos, llevar adelante un programa, sobre todo de estabilidad y de crecimiento».
De acuerdo con datos suministrados por el propio titular del Ejecutivo, durante 2017 el empleo creció un 4% en el Chaco.
El gobernador casi no hizo mención, en cambio, a la evolución salarial de los empleados públicos en el año, que alcanzó un pobre 13,5% contra la inflación que cerrará 2017 arriba del 24%.
Peppo también remarcó la importancia de «brindar servicios, garantizar los servicios, de los cuales yo asumí los déficits como los problemas serios que tuvimos fueron los paros internos del gobierno y la situación social de los piquetes, de cortes de calles».
Al respecto, el gobernador dijo que en los últimos días del año mermaron las manifestaciones en las calles de Resistencia y lo atribuyó a «un trabajo previo de mucho esfuerzo de comprometernos a cumplir lo que nos comprometimos».
«Hay que poner los pies sobre la tierra, pedir por pedir por situaciones que no se pueden alcanzar es muy fácil», agregó.
MÁS OBRAS Y OXÍGENO
EN LA GESTIÓN
«Pudimos concretar obras importantes: hoy la provincia tiene una expectativa, un proyecto y una mirada en el contexto regional, es la economía más importante de la región», evaluó Peppo.
Paralelamente, el mandatario ponderó la importancia de las obras de infraestructuras incluidas en el presupuesto nacional de 2018. «Ese escenario lo construimos entre todos, por eso agradezco al pueblo chaqueño, a las instituciones, a los poderes del Estado que también pudimos trabajar, con diferencias en algunos casos», sostuvo.
Por último, el gobernador mencionó el recambio que se produjo en su equipo de trabajo tras la derrota en las elecciones legislativas de octubre.
«El Estado chaqueño es un Estado grande, que tiene muchas áreas, muchos empleados, y es por eso que relanzamos una nueva agenda, con un equipo nuevo prácticamente, en el cual casi el 70% del gabinete se cambió, no porque lo otro no hubiera andado o fuera malo, sino porque esta nueva etapa requiere también de energía nueva en ese sentido, en objetivos importantes y centrales que son los roles del Estado», culminó.