CHACO. El calzado, otra industria arrastrada por la crisis

La producción tuvo una caída notable ya que “de los 3.000 pares promedio que veníamos fabricando por semana en épocas normales hoy solo fabricamos 1.000”.

La apertura de las importaciones y el contexto del mercado local, con una fuerte baja en el poder adquisitivo de los consumidores, pone en jaque a las Pymes y en particular, la industria del calzado vuelve a sentir el fantasma de lo que ocurrió décadas pasadas.

 

Desde el sector de fabricantes de calzados sostienen ven como inviable “poder renovar la maquinaria de producción ante la falta de fuentes de financiamiento y el actual momento económico del país”.

 

Walter Bordón, titular de la firma Comodín quien agregó “la situación por la que atraviesa nuestro sector no es privativa del mismo, sino que marca un contexto general de cómo estamos todos los sectores que nos dedicamos a la manufactura de productos, fundamentalmente aquellos que nos encuadramos en el segmento de las pequeñas y medianas empresas.

 

La producción ha tenido una caída notable ya que “de los 3.000 pares promedio que veníamos fabricando por semana en épocas normales hoy solo fabricamos 1.000”.