Campaña de Invierno 2017

Salud recomienda a los grupos de riesgo a acercarse a los vacunatorios de hospitales y centros de salud a recibir las vacunas.

La inmunización a través de las vacunas y algunas medidas sencillas de poner en práctica como el lavado de manos, son la clave para evitar enfermedades.

Desde la cartera Sanitaria provincial se insta a la población a aplicarse las vacunas que corresponden según el grupo etario o el grupo de riesgo al cual pertenecen. Dentro de la Campaña de Invierno 2017 se encuentran contenidas las vacunas: Antigripal, Antineumocóccica y Triple Bacteriana Acelular.

Estas vacunas están indicadas para prevenir complicaciones en las personas que, por determinadas condiciones, integran los denominados grupos de riesgo. Las mismas están disponibles de forma gratuita en hospitales y centros de salud públicos de toda la provincia.

En este sentido el doctor Julián Bibolini, infectologo y referente de la cartera sanitaria provincial, se refirió a la importancia de recibir las mencionadas vacunas “las personas consideradas de riesgo pueden llegar a tener complicaciones, en muchos casos graves, si no se aplican las vacunas, ya que estas están consideradas como la mejor barrera preventiva a ciertas enfermedades”.

Según indicó el profesional, en referencia a la vacuna antigripal, además de prevenir la gripe por influenza, en los adultos “previene principalmente las neumonías por este virus”; y en los niños “bronquiolitis y también neumonías”, enfermedades que aparecen “mayormente en el invierno”. Por eso, resaltó  “es mejor aplicarse la vacuna antes que lleguemos a esta estación porque en este periodo hay más posibilidades de contagio”. Sin embargo aclaró que “se puede aplicar la vacuna en cualquier momento del año”.

Asimismo destacó que es un gran beneficio para la comunidad en general que el paciente de riesgo esté inmunizado por medio de la vacuna “porque la vacunación tiene lo que denominamos efecto rebaño, es decir que también protege a los demás que están cerca al cortarse la transmisión”. Por lo tanto, si las personas de riesgo disminuyen la posibilidad de verse afectados por el virus de la gripe, “también se reduce el riesgo en el resto de la comunidad”.

Finalmente, Bibolini recordó a la población que la vacunación antigripal debe ser acompañada por otras medidas sencillas de concretar por parte de todas las personas y que contribuyen a interrumpir la circulación del virus de la gripe. Entre ellas subrayó que “la más importante es el lavado de manos frecuente”. También evitar el contacto con secreciones, para lo cual “no tenemos que compartir cubiertos, ni vasos, ni bombillas (mate o terere) con personas que presenten síntomas de gripe”.  Ventilar los ambientes, usar pañuelos descartables y taparse la cara con la parte interior del codo, fueron otras de las recomendaciones que mencionó.

La esfera sanitaria provincial recuerda que entre los denominados grupos de riesgo que deben recibir la vacuna antigripal se encuentran: el  personal de salud, mujeres embarazadas en cualquier etapa de la gestación, niños de entre 6 y 24 meses inclusive, mujeres que hayan tenido bebés hasta los 10 días del post parto, adultos mayores de 65 años.

Asimismo deben recibirla los niños y adultos de entre 2 y 64 años que padezcan enfermedades crónicas como: diabetes, hipertensión, obesidad mórbida, cardiacas, renales, respiratorias cánceres. Como también los que sufren de inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos, trasplantados o personas con insuficiencia renal crónica en diálisis; estos pacientes deben presentar la orden de prescripción médica para vacunarse.

La modalidad de aplicación de la vacuna es por vía intramuscular. En el caso de los mayores de un año, se suministra en el brazo, mientras que para los bebés menores de de 12 meses, la aplicación se realiza en el muslo. Este año la vacuna incluye tres cepas: Influenza AH1N1, Influenza B e Influenza AH3N2.

En cuanto a la vacuna antineumocóccica, la misma está indicada para bebes de 2, 4 y 12 meses y personas mayores de 65 años; para la Triple Bacteriana Acelular corresponde la vacunación de mujeres embarazadas desde 20 semanas de gestación y niños de 11 años.